PORTADA ÁRABE – TRASERA CONVENTO DE ZAFRA Situada frente a la casa de Hernando de Zafra

PORTADA ÁRABE – TRASERA CONVENTO DE ZAFRA-

PORTADA ÁRABE – TRASERA CONVENTO DE ZAFRA-

No nos cansamos de recorrer el barrio del Albaicín. Cada día que paseamos por sus estrechas, zigzageantes y empinadas callejuelas descubrimos rincones nuevos, que nos llaman poderosamente la atención. Hoy tras pasar por la Casa de Zafra y el Palacio de los Olvidados, donde se encuentra una interesante exposición sobre la inquisición, nos tropezamos con una bella portada que todavía conserva finas yeserías y una inscripción en escritura cúfica.

Esta portada está ubicada en la esquina que hacen las calles de Zafra y Portería de la Concepción, a escasos metros del antiguo Maristán de Granada.

La portada forma parte del convento de santa Catalina de Sena, también conocido por Convento de Zafra. Debió pertenecer a un oratorio o una mezquita. Según cuenta Juan Velázquez de Echeverría, en el siglo XIX, concretamente en el Paseo X – del Tomo I de su libro Paseos por Granada y su Contorno, la inscripción que aquí se encuentra indica que el inmueble fue levantado por Aben-Elid, por mandato del sultán de Abu-l-Walid Ismail (Ismail I, 1314-1325).

PORTADA ÁRABE – TRASERA CONVENTO DE ZAFRA

PORTADA ÁRABE – TRASERA CONVENTO DE ZAFRA

La portada se presenta en un arco ligeramente apuntado, encerrado por un alfiz sobre el que se dispone un dintel fingido de ladrillos en saliente y entrante alternativos. Encima de éste hay un friso decorativo con dos paños rellenos de estrellas que se enmarcarían por una inscripción grabada en piedra, escrita en árabe, hoy desaparecida. Esta inscripción iría repitiendo expresiones como “La gloria a Dios”, “La alabanza a Dios”,”El imperio a Dios”, “la Eternidad a Dios”, “el Reino para su Dueño”.

En el paño central, sobre la puerta, Juan Velázquez de Echeverría supone que podría haber existido un bloque en el que en escritura cúfica se podría leer:

PASEOS POR GRANADA Y SUS CONTORNOS

PASEOS POR GRANADA Y SUS CONTORNOS

“En el nombre de Dios, que es misericordioso y tiene misericordia: El alto, el sublime Abu-l-Walid Ismail, Rey de los Moros, defensor de la Secta, exaltador de los buenos, merecedor del bien, amparador de los pobres, dador de la Justicia, amado de Dios, y del Profeta, mandó hacer este Edificio. Edifiquele Dios su Casa, y manténgase su Reino en paz, y con provecho de todos los musulmanes, y sea duradera su generación. Lo hizo Aben-Elid -sobre él sea la paz- con la destreza con que se ve. Dios sea guía de nuestras obras, y defensa de las intenciones rectas. No hay fortaleza sino en Dios, y alabad a Él, diciendo: No hay Dios sino Dios. Él sea alabado por los justos, y castigue al demonio tentador, y los malos de las tinieblas.”

Del interior del inmueble al que perteneció esta portada nada ha llegado a nuestros días, pero acercarnos hasta este enclave nos permitirá conocer un poco más este bello barrio.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario