POSADA DEL COJO – CÁDIAR Un mesón con más de 500 años de historia.

EL MESÓN O LA POSADA DEL COJO – CÁDIAR

LA POSADA DEL COJO – CÁDIAR

Cádiar, con sus algo más de 1500 habitantes, es uno de los municipios más poblados de la Alpujarra. Está constituido por los pueblos de Cádiar, Narila, Yátor y el asentamiento de la Rambla del Banco. Cada uno de estos pueblos cuenta con lugares históricos dignos de conocer. Hoy paseamos por el pueblo de Cádiar, epicentro del municipio. La Posada del Cojo es uno de los lugares más curiosos que hemos podido visitar en este pueblo, que se desarrolla en torno al río Guadalfeo o Cádiar como se llama por estos lares.

La Posada o Mesón del Cojo, es uno de los enclaves menos conocidos, a día de hoy, de la Alpujarra. Sin embargo, no solo tuvo una gran relevancia, sino que, hasta hace pocas décadas fue uno de los mejores establecimientos de la comarca.

La Posada del Cojo, se encuentra formando parte de una plazoleta en la Calle Real número 64, lindando con la Calle Milagro.

El inmueble, de unos 350 metros cuadrados, tiene más de quinientos años de historia. Fue levantado, en mampostería, con cubierta a dos aguas de teja árabe, y zócalo, en la segunda mitad del siglo XVI. Su planta es cuadrada y cuenta con tres plantas de alzada, siendo el último piso, que se encuentra justo bajo la cubierta, de techo abuhardillado.

PUEBLO DE CÁDIAR

CÁDIAR

Pese a las reformas que ha sufrido a lo largo de la historia, la fachada principal es bastante simétrica, con tres vanos en los dos pisos inferiores, y dos en el último piso. Centrando la planta inferior se encuentra la puerta de acceso, que se presenta como un arco escarzano de ladrillo sobre pilares también de ladrillo, flanqueado por dos ventanas. La primera planta consta de tres ventanas, siendo la central la más importante, pues cuenta con un gran balcón de rejería de forja. Separando esta planta de la siguiente, se dispone una moldura.

La última planta se presenta a modo de frontón triangular y es la que sostiene la cubierta. Aun así se ha aprovechado el espacio, como habitaciones y despensa. Este piso cuenta con dos vanos, uno encima de otro. El inferior es de arco de medio punto, mientras que el superior es rectangular y adintelado.

MESÓN O POSADA DEL COJO – CÁDIAR -

MESÓN O POSADA DEL COJO – CÁDIAR –

Al parecer en la “Posada del Cojo” de Cádiar se ultimaron los detalles de la segunda rebelión de los moriscos. Recordemos que la primera rebelión de los moriscos, en 1500, fue encabezada por Abrahem Aben Humeya, y trajo como consecuencia la conversión forzosa al cristianismo de todos los musulmanes de la época. La segunda rebelión tuvo lugar en las Navidades de 1568. Se inició en Cádiar y fue comandada por Muley Mahamet Aben Humeya, biznieto de Abrahem Aben Humeya. Estas revueltas concluyeron con el destierro del Reino de Granada del pueblo morisco.

El levantamiento de los moriscos de la Alpujarra fue urdida en gran medida por el alguacil de Cádiar, Aben Jahuar el Zaguer, personaje de gran influencia de la época, que propuso a su sobrino, Hernando de Córdoba y Válor, más conocido como Aben Humeya como rey de los moriscos. La coronación oficial de Aben Humeya como rey de Granada y de Córdova. tuvo lugar, en diciembre de 1568, bajo un olivo que se encuentra entre Cádiar y Narila.

Tras la rendición de los moriscos, Cádiar y más concretamente la Posada del Cojo, tuvo varios inquilinos ilustres. El Primero, D. Juan de Austria, que, como cuenta la tradición, anduvo por este inmueble persiguiendo a la hija del posadero, por la que se había encaprichado. Juan de Austria, tuvo que salir huyendo, en una ocasión, por los tejados del edificio para escapar de la furia del posadero.

Durante los siglos siguientes el Mesón del Cojo fue parada fundamental de los mercaderes llegados de distintas parte de la península para comprar y vender productos en el importante mercado que tuvo Cádiar.

El prestigio de este establecimiento aparece documentado en las primeras décadas del siglo XX. Bajo su techo se reunieron intelectuales de la época, en su mayoría pertenecientes al círculo de Bloomsbury.

Tras la I Guerra Mundial, el célebre hispanista Gerald Brenan se unió al círculo de Bloomsbury, y se instaló en el alpujarreño pueblo de Yegen. Brenan invitó en más de una ocasión a sus colegas intelectuales británicos, entre los que se encontraban Bertrand Russel, Ralph Patridge, Utton Strachey, Leonard o Virginia Wolf, a que se acercaran hasta la Alpujarra. Por aquel entonces las comunicaciones no eran lo que hoy en día. Brenan se acercaba hasta la estación de Granada para recibir a sus invitados. Desde Granada se trasladaban a Órgiva en autobús, donde acababa la carretera en aquellos años. Desde Órgiva iban a Yegen en mula, unas ocho o nueve horas de dura travesía. Algunas referencias indican que pasaron la noche en la Posada del Cojo de Cádiar.

Hoy en día la Posada del Cojo está totalmente abandonada. Hubo un proyecto hace años de rehabilitar este inmueble y convertirlo en un Centro de Interpretación de la cultura alpujarreña. ¿dónde estará el proyecto?.

A pesar de ser conscientes del mal estado que presenta este histórico inmueble decidimos acercarnos. Al no encontrar en el casco histórico de Cádiar ningún cartel que nos indicara la dirección a la Posada del Cojo, preguntamos. Tuvimos la gran suerte de dar con Paco “el del Calvario”, que con sus más de 83 años no solo nos mostró el camino a seguir sino que nos deleitó contando algunas anécdotas de juventud.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario