PÓSITO DE LOJA

PÓSITO DE LOJA

PÓSITO DE LOJA

En la lojeña plaza de Abajo, o de Joaquín Costa se levantaron construcciones tan importantes como la Puerta del Jaufín, y el Mercado de Abastos, pero hay un inmueble que destaca sobre todos los demás: el pósito de Loja.

Los pósitos, surgieron en el siglo XV. Eran silos que actuaban como verdaderos bancos de cereal, a los que acudían los agricultores de la localidad. La mayoría de los pósitos fueron construidos por iniciativa de particulares. Nacieron con la finalidad de almacenar el cereal y ser un reservorio, principalmente de trigo, que facilitaba el abastecimiento de grano durante las épocas de siembra y escasez.

Los precios de compra-venta de grano estaban regulados, y se podían pedir préstamos, librando así a los labradores de la usura.

El Pósito de Loja

El pósito de Loja, de estilo renacentista, se levantó por mandato del Emperador Carlos I, en un solar extramuros de la ciudad, lugar que ha ejercido de centro mercantil, durante muchos siglos.

El pósito fue trazado por el maestro Juan Maedo. La obra estuvo a cargo del maestro cantero Domingo Hernández. El inmueble a pesar de ser funcional sigue los parámetros de la arquitectura de la oligarquía castellana. Cuenta con sólidos muros y heráldicas que le hacen estar a la altura de las grandes edificaciones de la época.

Su construcción obedece a un amplio programa, llevado a cabo tras la reconquista, en el que se dotó a la ciudad de nuevos edificios destinados a la administración, el gobierno y el comercio.

PÓSITO DE LOJA - ESCUDOS

PÓSITO DE LOJA – ESCUDOS

Desde sus inicios, el pósito de Loja, tuvo un gran trasiego de mercancías. Dos décadas después de su construcción ya contaba con oficinas, que aseguraban una buena gestión. Además, a finales del siglo XVI, se incorporó al pósito la alhóndiga de Loja.

El antiguo Pósito de Loja está edificado con ladrillo y piedra procedente de la demolición de la muralla medieval. Las estancias se organizan en torno al patio interior que formó una doble crujía.

La fachada principal se estructura en dos pisos. La planta baja, a modo de logia, se compone de una galería de cuatro arcos de medio punto, decorados con moldura superior y ménsula en la clave. En el arco de la izquierda se puede ver un medallón, en cuyo interior se grabaron dos fechas, 1.650 y 1.780, que hacen alusión a las obras realizadas en esos años.

En la planta superior de la fachada se abren vanos adintelados. Sobre el segundo arco de la derecha se ubica una ventana cubierta con reja de “cubo”, compuesta de barrotes con motivos geométricos y balaustres. Tres escudos realizados en piedra, se sitúan encima de la ventana. El central representa el escudo Real de Felipe II, mientras que los dos laterales corresponden con el escudo de la ciudad de Loja, en el que aparece la alcazaba sobre el puente Genil.
La fachada presenta, en su costado izquierdo, un cuerpo más elevado, resultado de una reforma reciente en la que se sustituyó la cubierta a dos aguas por una terraza.

PÓSITO DE LOJA

PÓSITO DE LOJA

El acceso al interior del pósito se realiza a través de un arco de medio punto de cantería, que se apoya sobre pilastras de base cuadrada. Este vano está descentrado hacia la derecha de la fachada principal, paralelo al segundo arco exterior.

Desde la entrada se da paso a una galería porticada cubierta, que funciona como un amplio zaguán. El espacio está dividido en cuatro tramos separados con arcos de medio punto, que se apoyan en lisas columnas dóricas.

El patio tiene una forma irregular, es fruto de las múltiples segregaciones del edificio.

En lado derecho del patio se sitúan unas escaleras de dos tramos, que dan acceso a la planta superior. Del primer tramo destaca la bóveda de cañón que lo cubre. El segundo tramo desemboca en un espacio rectangular, cubierto con armadura de par e hilera con tirantes, y que sirve de distribuidor a las diferentes estancias.

A la izquierda se ubican dos habitaciones de planta rectangular. La de mayor tamaño se cubre con una armadura de par e hilera con tirantes. La estancia más pequeña conserva la puerta original de madera y clavazón que cubre el acceso.

Tras el cuerpo de escalera del patio, se ubica una estancia rectangular, reforzada en su zona central por arcada de cinco vanos de medio punto.

ALHÓNDIGA DEL PAN DE LOJA

ALHÓNDIGA DEL PAN DE LOJA

El pósito de Loja ha tenido diversos usos a lo largo de su historia. Originalmente se destinó a almacenamiento de trigo, posteriormente, en el siglo XVIII, fue cárcel y más tarde establecimiento comercial y posada. En 1936 volvió a recuperar su función original como silo.

Tras una profusa rehabilitación, a principios de este siglo, podríamos decir que, el pósito de Loja, sigue teniendo función de granero, pero esta vez de cultura, pues ha sido acondicionado para albergar la sede del Centro de Iniciativas Culturales de Loja.

El CIC el Pósito dispone de varias salas expositivas que sirven además como auditorios para actos de pequeño formato, de las que destacamos:

  • La sala principal, cuenta con 73 metros cuadrados, 38 metros lineales de muro.
  • La Sala de las cuadras, tiene una superficie de 57 metros cuadrados, 23 metros lineales de muro.
  • El patio con sus 130 metros cuadrados, es el espacio de transición entre ambas salas.
  • La plaza de Joaquín Costa, hace la función de auditorio al aire libre para conciertos y espectáculos teniendo como telón de fondo la fachada del Pósito. El espacio puede acoger hasta 500 personas.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *