TERMAS ROMANAS DE FECHE Una autentica joya en Mondújar

TERMAS ROMANAS DE FECHE

TERMAS ROMANAS DE FECHE

Para encontrar tesoros, no hace falta tirarse al monte con un detector de metales, basta con estar atentos a nuestro espacio más próximo. Un claro ejemplo lo tenemos en Mondújar, un pequeño pueblo del Valle de Lecrín, donde en una de sus calles se hayan las Termas Romanas de Feche.

Las Termas Romanas de Talará o del Pago del Feche, están declaradas bien de interés cultural ( B.I.C.) desde 1996. Se sitúan en una calle residencial de Talará. Desde hacía tiempo se sabía de la presencia romana en la localidad, gracias a los restos arqueológicos encontrados en pleno centro del pueblo. También se “conocía” el posible emplazamiento de unas termas. En la primavera de 1983, la dueña de una parcela en el termino municipal de Mondújar, comenzó el desmonte del solar, para construir una vivienda unifamiliar. En esas obras aparecieron restos de estructuras y fragmentos de cerámica de época romana. Momento que aprovechó el Museo Arqueológico Provincial de Granada, para mandar al lugar a su equipo de excavaciones, e impedir que las nuevas obras echaran a perder el posible yacimiento. Las primeras actuaciones arqueológicas duraron varios meses, desde el 17 de mayo hasta el 25 de agosto de 1983.

Por el estudio de la cerámica que se encontró, terra sigilata, se piensa que este conjunto termal corresponde a diferentes épocas constructivas, empezándose a usar desde mediados del siglo I de nuestra era, hasta el IV o incluso el siglo V. Pudo formar parte de una gran villa y por lo tanto eran privadas.

Los restos arquitectónicos encontrados corresponden a dependencias dedicadas a baños calientes, de vapor, y una piscina semicircular de unos 7 metros de diámetro.

TERMAS ROMANAS DE TALARÁ

TERMAS ROMANAS DE TALARÁ

Esta piscina tiene una profundidad mínima de 1,10 metros y máxima de 1,20 metros, con una ligera inclinación, con el fin de facilitar el desagüe de la misma. Contaba también con una exedra (grada), de tres peldaños, realizada en piedra, con los dos últimos peldaños labrados en un mismo bloque. Al pie de la misma se encontraba un orificio circular para el desagüe

Bajo la piscina se documentaron una serie de canalizaciones y el desagüe de la misma, así como la existencia de una habitación abierta al patio.

Dentro de la piscina se encontraron fragmentos de estatuas femeninas, masculinas, y restos de mosaico.

Junto a la piscina se han podido identificar tres hipocaustos, construcciones semisubterráneas con arcos y bóvedas de ladrillo, donde se quemaba leña para calentar el agua que corría por las habitaciones de encima. Al parecer los hipocaustos se redujeron en cantidad, quizás debido a un empobrecimiento de los usuarios o una menor utilización de las termas.

El pavimentado en la mayoría de los suelos de estas termas, estaban realizados con opus signinum, una especie de terrazo con dibujos geométricos.

Los muros de las distintas estancias tienen un grosor de entre 50 a 70 cm, están realizados a base de piedras de distintos tamaños, restos de materiales de construcción, tégulas y ladrillos, todo ello trabado con mortero de cal y arena. Su enlucido es de mortero, formando un estuco con motivos geométricos, algunos de ellos, con pinturas  de colores ocres anaranjados, y roja y azul intenso.

Entre los muros se encontraba una schola o patio decorado con mosaico de teselas bastas, formando un motivo geométrico de cuadrados. El patio contaba con estatuas y columnas adosadas a los muros.

PARQUE DE LAS CIENCIAS

Las obras de arte y arqueológicas procedentes de esta excavación, junto a una maqueta de las termas, se podían ver en el Museo Arqueológico de Granada.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario