TORRE ATALAYA DE SALERES Desde donde se divisa gran parte del Valle de Lecrín

TORRE ATALAYA DE SALERES - Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

TORRE ATALAYA DE SALERES – Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

El fértil Valle de Lecrín, está enclavado a medio camino entre la Costa Tropical, y la ciudad de Granada, y ha sido desde siempre lugar de paso de personas y mercancías. Desde la llegada de los árabes a esta parte de Granada, se fortificaron los caminos, levantándose un buen número de castillos menores, torres de alquería y torres atalayas, que controlaban el tránsito por esta zona del Reino de Granada. Una de las pocas torres atalayas que quedan en pie, en el Valle de Lecrín, es la torre atalaya de Saleres.

Atalaya de Saleres

La torre atalaya de Saleres se encuentra en lo alto de un cerrete, a unos 1000 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se sitúa a la derecha de la carretera que conduce de Dúrcal a las Albuñuelas. Este baluarte defensivo se conoce también como torre de Marchal, por encontrarse dentro de la finca llamada “El Marchal”, palabra que proviene del vocablo árabe, “maysar”, que se puede traducir como cortijo.

Solo se conservan, de la atalaya de Saleres, algo menos de 3 metros de altura. Es decir, el tercio inferior que es macizo. Su estructura es muy similar a la de la torre atalaya de Cónchar, por lo que no nos será muy difícil imaginar cómo fue originalmente. 

TORRE ATALAYA DE SALERES - Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

TORRE ATALAYA DE SALERES – Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

La torre tiene planta circular, de poco menos de 4 metros  de diámetro, y desarrollo ligeramente troncocónico. Está construida en mampostería de piedras de tamaño mediano y pequeño, sin llegar a formar hiladas aparentes, más bien, están dispuestas de manera aleatoria, encajadas unas con otras con pequeños ripios, y unidas con argamasa.

No se conserva nada del enfoscado exterior, que sería de mortero de cal. De los mechinales tampoco ha quedado nada, apenas unas huellas en la cara Sur de la torre. 

La torre de Saleres es de época nazarí, pudo medir unos 9 metros de altura aproximadamente. Los dos tercios inferiores de la atalaya eran macizos, mientras que el tercio superior era donde se encontraba el habitáculo para los guardias. El hueco de acceso al interior se situaba a unos 5 metros de altura y estaría formado por un arco de medio punto, con jambas de fábrica de ladrillo.

TORRE ATALAYA DE SALERES - Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

TORRE ATALAYA DE SALERES – Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

Para llegar a la puerta-ventana, había que subir por una escalera, realizada de cuerdas o de madera. Una vez arriba, la escala, se retiraba para impedir que el enemigo pudiera acceder a la torre, evitando así que los atalayeros encargados de la vigilancia, fueran sorprendidos o capturados.

Esta puerta-ventana daba acceso a una pequeña estancia cubierta con bóveda de medio cañón. Desde este espacio se subía a la terraza, mediante una estrecha escalera. Desde la terraza, que tendría saeteras, se divisaba todo el territorio a su alrededor. Se hacían señales de humo durante el día, y fogatas durante la noche, en caso de peligro. 

La torre atalaya de Saleres, como pasaba en la mayoría de las atalayas de vigilancia, no estuvo asociada de forma inmediata a un poblamiento cercano, sino que formaba parte del programa defensivo del Valle de Lecrín. 

Este tipo de torre atalaya, era además, una manera sencilla y económica de mantener la vigilancia en el territorio, comunicando de forma rápida y efectiva a las fortalezas mayores cualquier amenaza. Solo se necesitaba un pequeño retén formado por dos o tres soldados en cada torre, para dominar un amplio espacio. 

Desde lo alto de la torre de Saleres se podría ver desde Padul hasta el río Izbor. Conectaba visualmente con la atalaya de Cónchar, el castillo de Dúrcal, la Torre de Margena, el Castillo de Mondújar y el castillo de Restabal. 

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *