TORRE DE ESCÚZAR Un baluarte defensivo de origen árabe

TORRE DE ESCÚZAR

TORRE DE ESCÚZAR

Seguimos recorriendo los pueblos de la provincia de Granada. En esta ocasión nos hemos acercado hasta el pueblo de Escúzar, un lugar encantador donde todos sus vecinos se conocen y están enamorados de su pueblo. 

Aquí no tardan en invitar a un forastero medio despistado (o sea yo), a conocer todas las maravillas con las que cuenta la localidad. No solo el casco urbano tiene interesantes inmuebles históricos, como son: la Ermita del Cristo del Rescate, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, La Casa de los Fonseca o la Torre árabe de Escúzar, sino que también cuenta con un rico patrimonio natural, donde pasar una agradable jornada.

Entre todos los edificios de la localidad, hay uno que nos llama poderosamente la atención, es una torre de alquería que se ve desde lejos: la Torre de Escúzar. 

Entre Alhama y la Vega granadina se encuentra un amplio espacio, cuyas tierras desde antaño fueron aprovechadas para el cultivo, es la conocida como comarca del Quempe, hoy llamada Temple.

Este territorio estuvo habitado desde la prehistoria. La llegada de los primeros musulmanes procedentes de Damasco, allá por el siglo VIII, supuso el auge de la comarca. 

Durante la dominación musulmana, el Quempe, contó con una docena de alquerías o pueblos rurales. Muchas de ellas siguen existiendo, es el caso de Escúzar, que contaba con una veintena de viviendas a finales del siglo XV.

ESCÚZAR - SIGLO XVI

ESCÚZAR – SIGLO XVI

Las alquerías solían disponer de un espacio fortificado de ámbito militar, que utilizaban los habitantes de las aldeas que no tenían cerca ninguna fortificación mayor. Allí se refugiaban y se defendían en caso de ataque por parte de las tropas enemigas.

Estos baluartes se levantaban cerca o en las mismas alquerías. Eran, por lo general, de planta rectangular y estaban constituidos por dos o más estructuras. Una sería el elemento defensivo: una torre rectangular de tres o cuatro plantas de alzada, que tendrían un mayor tamaño que las torres atalayas de planta circular. En la planta baja de la torre de alquería, que era de dimensiones menores que las restantes, se ubicaba el aljibe para almacenar el agua. En las dos o tres plantas sucesivas se situaban las dependencias, con distintos vanos y saeteras. Las torres estaban coronadas por un parapeto almenado, que además servía para recoger el agua de lluvia, que se canalizaba mediante atanores hasta el aljibe.

Junto al torreón se levantaba una cerca perimetral, que serviría de resguardo frente a cualquier imprevisto.

La Torre de Escúzar

La Torre de Escúzar se encuentra embutida entre la iglesia del Rosario, la Casa de los Fonseca, y el actual ayuntamiento. De hecho, esta torre de origen árabe, fue el punto de partida, de la construcción de esos edificios que se levantaron, tras la conquista cristiana. 

La Torre de Escúzar es de planta rectangular y desarrollo prismático. Sus lados miden 8,05 y 4,90 metros, correspondiendo los lados mayores a la dirección Este-Oeste. 

TORRE DE ESCÚZAR

TORRE DE ESCÚZAR

Está construida con muros de mampostería de piedras irregulares, sin formar hiladas, y cuenta con una altura de 12 metros, siendo los 3 últimos metros, de moderna construcción, rehechos en las últimas intervenciones. 

Parece ser que los 2,5 metros inferiores de la torre son macizos.

El baluarte dispone de tres plantas de alzada sobre la actual rasante del terreno, correspondiendo la inferior con el antiguo aljibe.

La torre todavía conserva parte del enfoscado original, que era de mortero de cal, y cubría toda la fortaleza. 

El aljibe es de planta circular, de algo más de 3 metros de diámetro. Se cubre con bóveda semiesférica y conserva intacto un brocal cuadrado, en la clave de la bóveda. Este aljibe es el único caso de cisterna circular que se ha encontrado, en una torre de alquería en toda la provincia de Granada. 

El acceso al aljibe, y por tanto a la torre, se hace desde un estrecho hueco abierto en el muro Sur de una habitación de la Casa Grande, destinada actualmente a despensa de la vivienda.

El acceso a la primera planta se realiza por unas escaleras adosadas en el muro Sur de la torre, que arrancan desde el antiguo aljibe. 

Las dimensiones interiores de la primera planta son de 5,75  metros por 2,60 metros, deduciéndose que los muros, tienen un grosor de más de 1 metro. El hueco original de acceso a la torre se encontraba en el muro Norte, y está actualmente cegado. Está formado por un arco rebajado de 1 metro de ancho. La estancia se cubre con un forjado de rollizos y tablazón de madera, sobre el que existía una cubierta de teja.

En un extremo del muro Sur, hay un gran hueco en forma de arco de medio punto que da al exterior, hoy tapiado y que, aunque se desconoce su función y cronología, debió ser la entrada a la torre en el siglo XVI, una vez construida la Casa Grande. Desde este ángulo interior arrancan unas escaleras metálicas que están adosadas al muro Oeste, y llevan a la segunda planta. Los muros exteriores de esta planta se realizaron de mampostería, tienen un espesor de algo más de 1 metro. Interiormente se cubre la sala con un forjado de viguetas de hormigón y bovedillas.

El muro Oeste de la planta tiene una tronera. Sobre ella se sitúa la terraza, también de nueva construcción, cerrada con un peto perimetral de mampostería.

Para concluir, comentar que, tras la toma de Granada, los Reyes Católicos mandaron en 1498, al Capitán Luis Laso, a que habitara la Torre de Escúzar. Allí permaneció durante tres años antes de ser enviado a Andújar, siendo el alcaide de la fortaleza escuceña, y haciendo frente a los moriscos durante la sublevación de 1500.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *