TORRE DE LA CAÑADA Torre atalaya nazarí

TORRE DE LA CAÑADA

TORRE DE LA CAÑADA

La conversación que tuvimos con Kiko “el barbero”, en la Torre de Cuevas de Luna, avivó nuestras ganas de acercarnos a las otras fortificaciones que tenían conexión visual con la torre de alquería de Cuevas de Luna, que daba cobijo a los habitantes de la zona antes de la conquista definitiva por parte de las tropas castellanas. Nos acercamos en esta ocasión a la Torre de la Cañada.

La Torre de la Cañada a diferencia de la torre de Cuevas de Luna, no estaba asociada a ninguna población cercana y pertenecía al sistema defensivo fronterizo que intentaba frenar el inexorable avance de las huestes cristianas.

El sistema defensivo en la Hoya de Baza durante la dominación musulmana era bastante extenso. Estaba definido por castillos y atalayas fundamentalmente, que eran apoyadas por torres de alquería o de vega. A finales del siglo XV, según cuenta Hernando del Pulgar, cronista de los Reyes Católicos, había en la comarca de Baza, 1000 pequeñas torres, de las cuales han llegado hasta nuestros días algo más de una docena.

La Torre de la Cañada es de época nazarí. Se encuentra al Sureste de Cortes de Baza, en un lugar donde se dice que hubo anteriormente un castillo.

La torre es de planta circular de desarrollo cilíndrico, de unos 3,64 metros de diámetro y alcanza unos 7 metros de altura. Se conserva casi entera, solo le falta la terraza y el parapeto superior desde donde se divisaba todo el territorio a su alrededor. Desde este punto se hacían las señales, normalmente con humo, y con fogatas en caso de peligro.

TORRE DE LA CAÑADA

Sección de torre Atalaya – El patrimonio arqueológico medieval del Poniente granadino – Miguel Jiménez Puertas,‎ Luca Mattei y foto de Torre de la Cañada (David Pozo Navarro )

Se levanta sobre una plataforma de nivelación de mampostería de 1 metro de altura, con zarpa aparente. Su construcción está realizada de mampostería en cajones de mampuestos, con verdugadas de ripios y lajas separando las hiladas. El mortero es blanquecino, color procedente de las tierras magras yesíferas del entorno.

A unos 4,5 metros del suelo se puede observar, en la parte Oriental, una puerta-ventana formada por un arco de medio punto de lajas de piedras, se subía por una escalera, realizada de cuerdas o de madera, que se ponía y quitaba a voluntad. El arco tiene una altura de 1,60 metros y el grosor del muro de 80 centímetros. Está construido con piedra, que llaman en la zona “jabaluna”, a modo de dovelas y da acceso a una estancia.

En el estudio “Análisis arqueológico del castillo de Benzalema (Benamaurel, Granada), escrito por Mhamad Bader y José María Martín Civantos, podemos leer en relación a la Torre de la Cañada.

En la parte interior arranca una falsa bóveda y el hueco de acceso a la terraza. Se conserva el suelo interior primitivo en casi su totalidad. Está formado por tierra apisonada con cal. La torre conserva un atanor o tubo de cerámica con salida al exterior, en la cara Norte, a mismo nivel del suelo de la estancia, que posiblemente fue usado como letrina.

La torre de la Cañada se comunicaba con los Castillos de Cortes de Baza, de Benzalema y con el de Benamaurel. También es posible que recibiera información de la torre de las Cuevas de Luna.

PAISAJE - TORRE DE LA CAÑADA

PAISAJE – TORRE DE LA CAÑADA

Aunque la Torre de la Cañada, se encuentra en un entorno sin muchas elevaciones, llegar hasta ella no es fácil, pero es un paseo que merece la pena hacer. Si te decides ir a ver esta torre atalaya la manera más cómoda es acercarte en vehículo desde la carretera GR-9106 que une Benamaurel con Cortes de Baza, y en cuanto encuentres una pista de tierra a mano izquierda, pasados 3 kilómetros desde San Marcos, dejar el vehículo y hacer el recorrido a pie. No hay carteles indicativos que señalen la dirección a tomar, pero con el googlemaps en el teléfono móvil y estas coordenadas (37.6387518, -2.7634550) no te será difícil llegar por una de las muchas pistas que circundan esta parte del altiplano.

El paisaje subdesértico que se abre ante los ojos, es realmente sorprendente y espectacular. Está dominado por lomas blanquecinas, desnudas, y cárcavas donde crece el esparto. Los cristales de yeso y mica iluminan los caminos con sus peculiares destellos.

La Torre de la Cañada está inscrita como Bien de Interés Cultural ( B.I.C.) desde 1985.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario