TORRE DE LA ESTANCIA Conocida también como torre de la Instancia

TORRE DE LA ESTANCIA - FARO DE CASTELL DE FERRO

TORRE DE LA ESTANCIA – FARO DE CASTELL DE FERRO

Entre los pueblos de Castell de Ferro y Gualchos se encuentra el Cerro de la Estancia. En su cima, a 225 metros de altitud, se sitúa la Torre de la Estancia, donde se instaló el Faro de Castell de Ferro a principios de los años 90 del pasado siglo. 

La torre, cuyos cimientos probablemente sean de época nazarí, ha recibido varios nombres a lo largo de su historia. Entre ellos hemos de destacar los de Torre de la Instancia, Torre de la estancia, Torre Punta del Melonar, Estancia de Cerro Gordo, Estancia del Águila o Torre del Águila.

Antecedentes de las fortificaciones nazarís.  

La costa granadina siempre fue un lugar donde la población tuvo predilección por asentarse. Aquí podía encontrar agua potable, alimentación en abundancia, y la posibilidad de comerciar con otros pueblos. Pero también era la puerta de entrada para que cada cultura intentara conquistar nuevos territorios. Estas características provocaron que se reforzara la costa granadina.

A partir del siglo X, fueron los musulmanes los que más esfuerzos hicieron por fortificar el litoral.

TORRE DE LA ESTANCIA - DESDE EL CASTILLO DE CASTELL DE FERRO

TORRE DE LA ESTANCIA – DESDE EL CASTILLO DE CASTELL DE FERRO

En las poblaciones más importantes como Salobreña, o Almuñécar se construyeron grandes fortalezas, mientras que cerca de las pequeñas alquerías se levantaron atalayas de vigilancia. Sin embargo, hubo otras poblaciones no tan grandes, como la Rábita y Castell de Ferro, que fueron puntos estratégicos en el comercio. En estas poblaciones se levantaron además otro tipo de fortalezas como fueron las rábitas.

Toda la red de vigilancia formada por torres y fortalezas en promontorios y ensenadas protegieron puertos, fondeaderos y pesquerías ante el peligro de los ataques piráticos, incursiones cristianas y norteafricanas.

En Castell de Ferro los musulmanes construyeron frente a la playa del Sotillo una rábita, que estuvo apoyada por otro punto de vigilancia, en la cima del Cerro de la Estancia, a 225 metros sobre el nivel del mar. Esta posición elevada hacía de nexo entre el Castillo de Castell de Ferro y la Torre de la Rijana. 

La Torre de la Estancia –  época Castellana.

Tras la conquista castellana la inseguridad costera y la sensación de peligro se incrementó. Ahora eran los turcos los que intentaban frenar el avance cristiano, y acudieron a financiar ataques berberiscos a las costas granadinas. Se reforzaron y construyeron nuevas torres de vigilancia. 

En 1497 se redactó la Instrucción para la guarda de la costa, en la que se establecieron las bases para la futura organización de las torres de vigilancia. Para la Torre de la Estancia se dispusieron 3 torreros, “Guardas de la costa” o “de la mar”.

Por cierto, el nombre de “Estancia” es el espacio que tenían encomendado los “Guardas de la costa” en su vigilancia, por lo que las torres se pueden llamar  también Estancias. 

En el siglo XVIII, el Rey Carlos III manda a reedificar completamente la Torre de la Estancia de Castell de Ferro, quedando configurada, más o menos como la podemos ver hoy. Para esa construcción se dispuso de 6.000 escudos de vellón.

TORRE ESTANCIA

TORRE ESTANCIA

La Torre de la Estancia, es muy similar a la Torre de la Rábita o el Faro de Punta de la Mona. Se edificó para ser una atalaya sin artillería. Consta de una torre de desarrollo troncocónico, de 9,40 metros de altura, y de 8,50 metros de diámetro en la base y de 5,70 metros en la terraza. Sus muros están realizados de mampostería, fabricados con piedra caliza, y con verdugadas de ladrillo. 

Interiormente se distribuye en dos plantas unidas mediante una escalera. El cuerpo de la torre es macizo hasta el primer piso. La sala inferior cuenta con cuatro troneras. La sala superior estaba cubierta con una cúpula de ladrillo, en cuyo centro tenía un agujero que comunicaba con la plataforma. 

El acceso a la torre se hacía a través de una puerta-ventana, situada a una altura considerable del suelo, en el lado Norte y solo era posible hacerlo usando una escalera de cuerda.

Tenía una ventana a poniente, una chimenea en el lado sur y una alacena en el lado opuesto. La terraza presentaba un parapeto de aproximadamente un metro de altura. En el siglo XVIII estuvo vigilado por tres soldados de Infantería, y dos torreros.

En 1839, el Cuerpo de carabineros se instaló en la Torre de la Estancia. Posteriormente, en 1857 existió un proyecto para instalar allí una estación telegráfica.

Entre 1860 y 1873 figura como Torre del Melonar o de la Estancia sobre la punta del Melonar. En 1941 pasó a  ser propiedad de la Guardia Civil.

La torre fue restaurada en 1990 para albergar el faro. Se colocó una linterna con un balconcillo metálico, dos muros paralelos enfrente y una pasarela de acceso a media altura. La alimentación de luz se hace por medio de paneles fotovoltaicos, ubicados en una nueva construcción anexa y separada de la torre. La luz de este faro es visible a una distancia de 14 millas

El Faro de Castell de Ferro fue inaugurado en 1992. Con sus 237 metros de altura focal, es el segundo más alto de la Península y del Mediterráneo.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario