• Síguenos

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA Una de las torres de alquería que quedan en pie en Dúrcal.

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA – DÚRCAL

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA – DÚRCAL

Desde la carretera N-323a a su paso por Dúrcal, y un kilómetro antes de llegar al Puente de Lata, se ve a mano derecha, entre frutales y olivos, los restos de una de las torres de alquería que los musulmanes levantaron en el Valle de Lecrín en el siglo XIV, nos referimos a la Torre de Márgena o Mahina.

La Torre de Márgena tiene unas características constructivas y funcionales muy similares a las de otras torres de alquería que se conservan en la vega de Granadina, como las torres de Romilla, la de las Gabias, y la Torre de Bordonal, en Cijuela.

Las torres de alquería o de vega son espacios fortificados, de ámbito militar levantados durante la dominación árabe, y ligados por lo general, a una población rural. Estas torres son espacios articulados, compuestos por dos o más estructuras. Constan de un elemento defensivo, una torre de planta rectangular, estaban fabricadas en tapial calicastrado, y tendrían entre tres o cuatro plantas. En la planta baja, de menores dimensiones que las restantes, se ubicaría el aljibe para almacenar el agua. En las dos o tres plantas sucesivas se situarían las dependencias, con distintos vanos, saeteras, etc. Las torres estaban coronadas por un parapeto almenado.

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA – DÚRCAL

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA – DÚRCAL

Junto al torreón fuerte se levantaba una cerca perimetral, que serviría de resguardo frente a cualquier imprevisto. En la Torre de Márgena se mantienen casi 10 metros de longitud y unos 70 centímetros de alto, de esta cerca perimetral, realizada de tapial calicastrado.

La Torre de Márgena es de planta cuadrada, solo conserva parte de dos de sus paramentos, los de los flancos Este y Sur, que están unidos en ángulo recto. Las paredes son de tapial, asentadas sobre una base de mampostería, y exteriormente todo se cubrió con un enlucido rojizo. El muro Este mantiene en pie 5,70 metros de longitud y el del lado Sur 7,20 metros. La altura es bastante considerable en ambos muros, pues quedan casi 7 metros de altura en uno de ellos, mientras que el otro es de 5,40 de altura.

En el interior de la torre, se observan restos del arranque de una bóveda de ladrillo, que puede ser del techo de una de las plantas de esta torre, o de la escalera de subida a la misma.

El pago agrícola donde se levanta la Torre de Márgena, fue uno de los barrios más importantes de la zona. Contaba, además de este baluarte, con su propio templo y caserío.

Cuenta  María Aurora Molina Fajardo, en su estudio, Castillos, fuertes y atalayas: Fragmentos de una memoria islámico-cristiana en el Valle de Lecrín (Granada), que el Valle de Lecrín por sus peculiaridades geográficas e históricas funcionó durante un largo periodo de tiempo de manera similar a las lineas fronterizas que intentaban frenar a los castellanos.

Este anillo fortificado contó al menos con diecinueve bastiones distribuidos por todo el Valle, y se organizaba jerárquicamente gracias al empleo de diversas tipologías constructivas, contando con varios castillos, torres de alquería y torres atalaya.

La Torre de Márgena serviría para controlar la red viaria comercial de la zona, así como para dar la voz de alarma a la población ante cualquier peligro grave, para que se resguardaran en el castillo de la localidad. Desde esta torre se tendría comunicación con la Torre de Nigüelas, el Castillo de Mondújar, y el Castillo de Dúrcal.

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA – DÚRCAL

TORRE DE MÁRGENA, O MAHINA – DÚRCAL

Tras la toma definitiva de Granada en 1492, este baluarte nazarí siguió teniendo uso. Durante la repoblación del Valle de Lecrín la Torre de Márgena fue adquirida por Hernando Aguilar, el cual se la vendió, en 1566, a Isabel y Francisca de Leonis, hermanas de don Diego de Leonis, clérigo y racionero de la Iglesia de Granada, que tenía bienes y una capellanía en el Valle de Lecrín. Estas dos hermanas dieron un uso domestico a la torre. La Torre de Márgena fue incluso testigo de como se refugiaron en ella el capitán Gonzalo de Alcántara con sus soldados, durante la rebelión de los moriscos en 1569.

La Torre de Márgena está catalogada como Bien de Interés Cultural (B.I.C.) desde junio de 1985.

Para concluir este texto queremos aclarar que, a veces, se cita esta fortificación como torre o fuerte de Marchena, porque está muy cerca de dicha población. Sin embargo, esta torre de alquería se sitúa en la vega de Mahina o Márgena en el término de Dúrcal, y está regada por la “acequia de Mahina”, quizás la más importante de la localidad, y dedicada por completo a los cultivos de regadío. Marchena cuenta también con su propia acequia, la “acequia de Marchena”, que se dedica especialmente a cultivos de secano, como el olivo y el almendro.


Bibliografía Principal;

  • Revisión bibliográfica para el estudio del patrimonio histórico artístico en el Valle de Lecrín (Granada), Siglos XIII al XVII, escrito por María Aurora Molina Fajardo.
  • La Torre de Márgena o Marchena Dúrcal (Granada): una torre de alquería y su albacar. Autor:-Rafael J. Pedregosa Megías

 

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario