TORRE DE OZMÍN Un curioso baluarte de época nazarí

TORRE DE OZMÍN

TORRE DE OZMÍN

En el término municipal de Galera todavía quedan en pie algunas de las torres atalayas, que formaron parte del sistema defensivo central del reino de Granada. Uno de estos baluartes es la Torre de Ozmín. 

La Torre de Ozmín, de Gozmín o incluso de Guzmín, se encuentra en un amplio llano, cerca de la carretera que une las poblaciones de Cúllar y Galera. Esta planicie denominada geológicamente glacis, son los materiales sedimentarios más modernos del lago intramontañoso y endorréico que cubría la cuenca de Guadix-Baza hace miles de años. 

El entorno más cercano a la Torre de Ozmín estuvo habitado desde épocas remotas, de hecho, a apenas 400 metros del baluarte nazarí se encuentra un túmulo funerario del neolítico. El túmulo tiene unas dimensiones de 18 metros de diámetro por 2 de alto y presenta abundante material pétreo, de mediano tamaño, en superficie. Desgraciadamente este vestigio prehistórico ha sido saqueado, y ya no contiene restos cerámicos ni líticos, por lo que no se puede datar con seguridad, aunque el parecido con otros túmulos cercanos hace pensar a los investigadores que pueda pertenecer, probablemente, al Neolítico Final. Encontrar restos arqueológicos por estos lares, no es nada extraño. Recordemos que, en Orce, a tan solo unos kilómetros de Galera, se localizan los yacimientos prehistóricos de Venta Micena, Barranco León y Fuente Nueva, lugares donde se ha atestiguado la primera presencia humana en Europa, con restos de una antigüedad de en torno a 1,4 millones de años. 

TORRE DE OZMÍN

TORRE DE OZMÍN

Del Neolítico final y del Cobre existen varios yacimientos cerca de Galera que tuvieron continuidad a lo largo de los siglos. 

La llegada de poblaciones de religión musulmana y la implantación del Emirato en gran parte de la Península Ibérica, provocó un cambio bastante drástico en la zona. Por ejemplo, la milenaria ciudad de Tútugi se abandonó y, en su lugar, apareció el nuevo asentamiento de Galira (la actual Galera). La nueva ocupación llevó aparejada la construcción de fortificaciones, que constituyeron la línea defensiva de la zona.

Tras la caída del califato cordobés las incursiones castellanas, por el flanco que mira a la Sierra de Cazorla, debilitaron las defensas árabes. Esto provocó el reforzamiento de las líneas fronterizas con diversos tipos de baluartes. En época nazarí, los emires Ismail I y Muhammad V mandaron reforzar el altiplano granadino, creando una poderosa red de baluartes, a lo largo y ancho del territorio, formada por alcazabas, castillos roqueros, torres de alquería, y torres atalayas de vigilancia. Se construyeron nuevos edificios castrales, y se reforzaron castillos levantados por los almohades, siglos atrás.

Las atalayas vigilaban, además, la ruta de acceso al interior del reino desde Lorca. Estaban constituidas, por lo general, por torres de desarrollo troncocónico, construidas de mampostería, y llegaban a los 12 metros de altura. Sin embargo, encontramos algunas atalayas peculiares como la Torre de Ozmín.

Descripción de la Torre de Ozmín.

TORRE DE OZMÍN

TORRE DE OZMÍN

La Torre de Ozmín es de planta ligeramente rectangular, de 2,50 metros de largo por 2,58 metros de ancho. Su cuerpo está levantado en mampostería. Las hiladas son más o menos regulares, siendo su revestimiento de yeso. Conserva una altura de unos 4 metros, que correspondería con la parte maciza de la torre. Por encima de esta zona, la torre estaría hueca. A pesar de su forma, cuadrangular, no hay que olvidar que la Torre de Ozmín es una torre atalaya, y su estructura sería muy similar a las de planta circular y desarrollo troncocónico, en las que su parte inferior es maciza y la superior hueca con un habitáculo. Coronando el baluarte tendría una terraza con parapeto almenado.

El acceso al interior de la atalaya pudo encontrase a poco más de 5 metros de altura. Para llegar hasta la puerta-ventana había que subir por una escalera, que se ponía y quitaba cuando era necesario.

El pequeño habitáculo estaba cubierto con una bóveda de medio cañón, realizada de mampostería. Tendría otra ventana que daba hacia la zona de vigilancia y dispondría de una chimenea. La estancia contaría con una escalera para subir a la terraza.

TORRE DE OZMÍN

TORRE DE OZMÍN

En la cara Oeste, la atalaya de Ozmín, presenta una fuerte degradación debido a los vientos dominantes, mientras que en la cara Sur tiene una oquedad producida por el hombre. Se pueden ver los restos de los mechinales y del enfoscado en la mayoría de sus caras. 

Alrededor de la torre se levanta un muro de unos 40 centímetros de espesor, enrasado con el nivel del suelo.

Desde la torre de Ozmín no se divisa ningún núcleo poblacional cercano, tan solo Huéscar, en la lejanía. Debió de servir de enlace entre varias atalayas, cubriendo las vías de comunicación desde el sector murciano y desde María, en Almería. De hecho desde aquí se ven perfectamente las atalayas de Umbría, y la del Salar, en Orce. También comunicaría con la Torre de Maciacerrea en Cúllar y con otras más alejadas, manteniendo una perfecta visión de las atalayas cercanas a Huéscar y el Jabalcón.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *