TORRE DEL ALCÁZAR – JÉREZ DEL MARQUESADO Una torre de alquería, construida en el siglo XIV

TORRE DEL ALCÁZAR - JÉREZ DEL MARQUESADO

TORRE DEL ALCÁZAR – JÉREZ DEL MARQUESADO

Jérez del Marquesado dispone de una buena cantidad de lugares por donde pasear. Caminar hasta el área recreativa de la Tizná, entre frondosos bosques cargados de castaños, álamos, nogales y cerezos que se adentran por el Arroyo de Jérez, es una experiencia enriquecedora. Pero también podemos disfrutar del rico patrimonio monumental próximo a la ciudad. Uno de estos lugares, es la Torre del Alcázar, situada frente al pueblo y levantada en época árabe.

Las primeras referencias escritas que se tienen de un alcázar en Jérez, (al-Qasr Sened) son del siglo XII. Hasta aquí llegó Alfonso el Batallador en el año 1125, provocando grandes destrozos en las poblaciones cercanas. Este hecho motivó la construcción de diferentes torres defensivas, y el traslado de las poblaciones al abrigo de las fortificaciones. En el pago de los Caserones, frente al Castillo de Jérez, se levantaron a finales del siglo XIV dos grandes torres, de la que solo queda una mejor conservada,  conocida como Torre del Alcázar, que podemos ver frente al pueblo. Por su tamaño y estructura, es una típica torre de alquería, que sirve de refugio a la población cercana, al barrio del Alcázar, y a los campesinos de las tierras anexas. Esta torre según su posición debería de dar aviso, en caso de peligro, al castillo de Jérez.

Se trata de una torre de 12 metros de altura, y tres plantas de alzada, con desarrollo en forma de prisma. Es de planta rectangular y sus dimensiones son de 7,40 x 6,90 metros. Su construcción es similar al castillo de Alquife, con muros de mampostería de piedras planas, colocadas en hileras regulares, con verdugadas de lajas. Tiene las esquinas reforzadas con sillarejos y conserva restos del enfoscado, en algunas zonas de sus paramentos exteriores.

El hueco de acceso se sitúa a 3 metros de altura del suelo, en la cara Noroeste de la torre y mirando hacia el Castillo de Jérez. Esta entrada no es grande, de apenas 95 centímetros de ancho. Posiblemente fue un arco de herradura, todavía conserva las jambas de ladrillo.

La primera planta se dispone en una habitáculo interior de 5 x 4,60 metros, y está dividida en tres espacios.

El primero es un zaguán de dos metros de ancho que se encuentra en posición transversal a la entrada. En este espacio se sitúa, en el lado izquierdo, la escalera de subida a las otras plantas, de la que se conservan restos de ladrillos y parte de sus bóvedas interiores.

Los otros dos espacios, corresponden a pequeñas salas de 3 x 1,85 metros, separadas por un muro de mampostería de 0,90 metros y cubiertas por dos bóvedas de medio punto. Esta planta dispone de dos troneras, una al Suroeste y otra al Noreste.

Debido a que en su interior la torre se encuentra muy mal conservada, es imposible conocer el estado de las otras dos plantas superiores. Aunque, al tener muros de menor grosor, es posible que estas plantas superiores fuesen más espaciosas que la primera. Todas ellas se cubrían con bóvedas de lajas.

La segunda planta dispone de 5 saeteras, mientras que en la tercera se encuentran 3 saeteras.

Es posible que bajo la torre, exista un aljibe.

Junto a la Torre del Alcázar, se han hallado restos de muros, que podrían corresponder a un asentamiento amurallado. Se ha localizado también otra torre, en el lado Este del barranco, llamada el Torreón, construida durante el siglo XIV, de la que quedan pocos restos.

 

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario