• Síguenos

TORRE DEL CAUTOR Levantada en el siglo XVI

TORRE DEL CAUTOR

TORRE DEL CAUTOR

Hoy hemos topado con un grueso libro, de más de mil páginas, “Viaje a Andalucía: Historia Natural del Reino de Granada (1804–1809)”, que nos ha dado pie a escribir sobre la Torre del Cautor. 

El citado libro fue escrito por Simón de Rojas Clemente y Rubio. Viajero, botánico y naturalista que recorrió nuestra provincia a principios del siglo XIX. Sus observaciones geográficas, enmarcadas siempre en un contexto científico, siguen siendo a día de hoy de gran valor. 

En su recorrido por la costa granadina, describe los lugares más relevantes con gran lujo de detalles. Cogemos un extracto de su viaje, precisamente del tramo entre Carchuna y La Rábita. Después de detallar su paso por Castell de Ferro y sus playas, llega a la Punta de Baños y escribe: 

Al instante se exaspera del todo intransitable la playa por el tajo calizo que baja de la Contraviesa hasta que se da en el Castillo de Baños, sito sobre un área llanita a que aboca la Rambla de Cautor, área poco mayor que la Playa de Cambriles. 

La Torre del ¿Cautor? sigue al instante, ya sobre un alto tajo calizo que lame el mar; sigue pasada la Torre una playita más chica que la de Cambriles, que llaman la Mamola.

Efectivamente, la Torre del Cautor se sitúa a 80 metros de altitud, en lo alto del promontorio rocoso que divide las poblaciones de Castillo de Baños y La Mamola. Justo  en la vertical del túnel por la que pasa la Carretera N-340.

TORRE DEL CAUTOR

TORRE DEL CAUTOR

Esta torre atalaya del Cautor fue levantada en el siglo XVI, posiblemente sobre restos de otro baluarte nazarí, y dentro del refuerzo defensivo del litoral granadino realizado por los Reyes Católicos.

Fernando el Católico mandó levantar esta atalaya en la taha de Gran Zehel, para guarda y seguridad de los nuevos colonos que llegaron a la zona, cuyo medio de vida estaba basado, fundamentalmente, en la agricultura y la pesca del atún y la caballa. Para cumplir con dicho cometido, la torre contaba como armamento con una lombarda de hierro, y estaba custodiada por 1 cabo y 3 torreros.

Relativamente cerca de la torre de Cautor se encontraban las tierras de Luis Zapata, donde se cultivaba la batata. Luis Zapata era miembro del Consejo Real, letrado de las Cortes y fundador del mayorazgo y señorío de Çéhel de las Alpujarras. Fue el primer Alcaide de la torre, con una asignación anual de 20.000 maravedís. A su muerte le sucedió, en 1523, su hijo Francisco Zapata, Comendador de Hornachos. Cuando este faltó, en 1544, su hijo Luis Zapata heredó la tenencia de la atalaya. 

Planta y alzado de la Torre del Zambullón, con el parapeto que se le proyecta en 1770 para que pudiese albergar artillería. (Archivo General de Simancas)

Planta y alzado de la Torre del Zambullón, con el parapeto que se le proyecta en 1770 para que pudiese albergar artillería. (Archivo General de Simancas)

De los 20.000 maravedís con los que contaba el alcaide, dos tercios, estaban destinados al mantenimiento y las continuas reparaciones. A pesar de tener la torre del Cautor una asignación para sus remodelaciones, en 1526 esta defensa ya tenía deficiencias. Tanto que, en 1593 tuvo que ser reedificada de la mano de Sancho Silvestre de Madrid. 

En las reformas realizadas en el siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III, se proyectó adosar a la Torre del Cautor, una plataforma baja, similar a la de la Torre del Zambullón, que soportara una artillería más potente, de 2 cañones de 8 libras. Pero debido a la gran altura de la torre no se materializó ese proyecto.

Descripción Torre de Cautor

La Torre del Cautor, es de planta circular y desarrollo ligeramente troncocónico. Su diámetro es de 8,4 metros y su altura bastante considerable, de unos 15 metros. Su base está reforzada con un talud o revellín, de 1,50 metros de altura, que la protege de los vientos y de posibles impactos de artillería. 

Está construida en mampostería de piedras de tamaño mediano y pequeño, unidas con argamasa. Las piedras forman hiladas más o menos aparentes. Exteriormente conserva todavía el enfoscado realizado con mortero de cal. Es maciza en sus dos tercios inferiores, mientras que en el tercio superior se encuentra un habitáculo para la guardia. Esta cámara está cubierta por una bóveda semiesférica de ladrillos. Cuenta con una alacena, una ventana hacia el sur y una chimenea, que servía para hacer las señales de rebato. Anunciando a otras atalayas y poblaciones cercanas, con señales de humo por el día y hogueras por la noche, de la presencia de embarcaciones sospechosas, que se dirigían a tierra.

La escalera de subida a la terraza se encuentra al norte, embutida en el muro de la estancia superior.

El acceso a la torre se hacía a través de una puerta-ventana, de arco de medio punto de ladrillo, situada en la cara Norte y a cinco metros de altura. Conserva partes de los modillones del matacán, que defendía la puerta.

En el exterior, al noroeste, hay restos de una importante base de mampostería, pudiendo tratarse de un torreón o de un aljibe. Al este y sureste existen restos de otros muros de mampostería.

Se han hallado gran cantidad de cerámica y de restos de edificaciones árabes en los alrededores de la torre, lo que hace pensar que la primitiva construcción medieval no debió ser una simple torre de vigilancia costera.

Por la parte norte del conjunto pasa el antiguo camino real de la costa. La Torre del Cautor tiene contacto visual con la Torre de Melicena, a levante y con el Fortín de Castillo de Baños a poniente.

TORRE DEL CAUTOR Levantada en el siglo XVI
5 (100%) 9 vote[s]

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *