TORRE DEL HOMENAJE – HUÉSCAR Uno de los pocos restos de la Alcazaba de Huéscar

TORRE DEL HOMENAJE - HUÉSCAR - Antonio Jiménez Torrecillas

TORRE DEL HOMENAJE – HUÉSCAR – Antonio Jiménez Torrecillas

La Torre del Homenaje es uno de los lugares que debemos visitar cuando nos encontremos en Huéscar.

Ya desde épocas prehistóricas, el entorno de Huéscar, fue uno de los enclaves elegidos por los hombres del Neolítico para su asentamiento. Aquí encontraban todo lo que necesitaban para su subsistencia. Los romanos se establecieron cerca y construyeron varias villas. Sin embargo, es durante la dominación nazarí, y antes de la conquista castellana, cuando está ciudad se conformó.

A principios del siglo XIV fue el príncipe Muley Ismail, quien se sublevó contra su tío el rey Nasr, y fue conquistando posesiones hasta llegar a la frontera con las tierras murcianas, que ya estaban bajo el poder de los castellanos. 

El castillo de Úskar fue un baluarte importante en las luchas entre cristianos y musulmanes, pero una vez destruido, gracias a la artillería cristiana, los árabes tuvieron que asentarse en otro lugar. Para ello eligieron el territorio que forma la actual ciudad de Huéscar.

TORRE DEL HOMENAJE - HUÉSCAR

TORRE DEL HOMENAJE – HUÉSCAR

Es durante el siglo XIV cuando se produjo el establecimiento de la población en la ciudad, y se comenzó el levantamiento de una alcazaba. Estaba constituida por una muralla que protegía la ciudadela, jalonada de torres, un gran foso, que dificultaba el acceso a la fortificación, y tres puertas que daban paso a la ciudad. Las puertas eran la puerta del Sol, la puerta de Castril y la puerta del Arrabal.

En 1488 se produce la rendición y la toma definitiva de la ciudad, por las tropas castellanas. Esta rendición vino motivada por la caída de Vera, Los Vélez, y toda una serie de alquerías de la zona oriental del reino, que firmaron el 25 de Julio de 1488, unas capitulaciones ventajosas para los vencidos.

De la casi desaparecida alcazaba oscense, por suerte quedan algunos restos, que serían las caras Oeste, Sur y Este, de la Torre del Homenaje, así como restos de murallas y torres de tapial y mampostería en el interior del recinto de la actual plaza de toros. También, en dirección Sur, y formando parte de las casas que dan hacia la carretera de la Puebla de Don Fadrique deben de quedar algunos tramos de los muros exteriores de la alcazaba.

PIEZAS ROMANAS - TORRE DEL HOMENAJE - HUÉSCAR

PIEZAS ROMANAS – TORRE DEL HOMENAJE – HUÉSCAR

En cuanto a la Torre del Homenaje de Huéscar, te podemos contar que tiene la particularidad de que para su construcción se utilizaron piezas de material lapídeo, procedente de una antigua necrópolis romana que hay cerca de Galera. De este lugar también proceden las columnas redondas utilizadas en tres esquinas, y un dintel incrustado en uno de los muros.

La Torre del Homenaje de la Alcazaba de Huéscar, es de planta cuadrada con algo más de 12 metros de largo, en cada uno de sus laterales. 

Consta además de tres plantas de alzada, con una altura total conservada de 10,50 metros. La planta baja está levantada con restos de antiguas construcciones romanas, entre cuyas piedras ciclópeas destacan varias con inscripciones, un gran dintel y un fuste redondo, todo ello de un gran valor. El resto de las plantas están formadas por muros de tapial. Todos los muros exteriores conservados tienen un grosor de casi 2 metros.

Tras la conquista castellana la torre fue desmochada y tuvo otras funciones, entre ellas que sus muros sirvieran de soporte a comercios y viviendas.

Lápidas romanas de la Torre del Homenaje de Huéscar

INTERIOR - TORRE DEL HOMENAJE - HUÉSCAR - Antonio Jiménez Torrecillas

INTERIOR – TORRE DEL HOMENAJE – HUÉSCAR – Antonio Jiménez Torrecillas

En la tesis de Juan Antonio Salvador Oyonate, titulada “La Bastitania romana y visigoda: Arqueología e historia de un territorio”, encontramos las epigrafías inscritas en las piezas romanas.

La lápida más grande tiene las siguientes dimensiones: 100 centímetros de ancho por 146 de largo. Se desconoce su grosor, pues está empotrada en el muro. En ella se puede leer: Consagrado a los dioses Manes, Publio Atellio Paulino, de la tribu Sergia, de setenta y cinco años de edad, aquí está enterrado. Sus hijos, los Atelios Prócula y Pablo, le dedicaron este epitafio a su cariñosísimo padre.

En la segunda lápida que tiene 59 centímetros de ancho por 2,10 metros de largo por 31 centímetros de grosor, se puede leer: Consagrado a los dioses Manes de —lio?. Peto, hijo de Lucio, de la tribu Quirina, de setenta años de edad. Aquí está enterrado. En cumplimiento de su testamento se le puso este epitafio. Que la tierra sea ligera

La tercera lápida mide 60 x 184 x 34 cm y en ella se puede leer: “Consagrado a los dioses Manes, Manlia Psyche, hija de Lucio, de dieciséis años de edad (aquí está enterrada)”

La Torre del Homenaje de Huéscar fue restaurada hace pocos años, por el desaparecido arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas, y se puede visitar hasta la azotea. Allí se ha instalado un gran balcón mirador, desde donde se tienen unas estupendas vistas del entorno de Huéscar.

Torre del Homenaje – Huéscar – Granada – Antonio Jiménez Torrecillas – BEAUX

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to TORRE DEL HOMENAJE – HUÉSCAR Uno de los pocos restos de la Alcazaba de Huéscar

  1. Pingback: IGLESIA DE SANTO DOMINGO - HUÉSCAR - RINCONES DE GRANADA

Deja un comentario