TORRE DEL SALAR Construida durante la etapa nazarí.

TORRE DEL SALAR - ORCE -

TORRE DEL SALAR – ORCE –

Cuanto más recorremos el Geoparque de Granada más enamorados estamos de este territorio. La diversidad de enclaves históricos que podemos visitar, es bastante amplio. Aquí tienes la oportunidad de descubrir desde yacimientos paleontológicos, que contienen fósiles de los vertebrados que vivieron en el Cuaternario, hasta modernos miradores desde donde contemplar paisajes únicos dominados por cárcavas. Uno de los pueblos que pertenece al Geoparque, es Orce, y en él se encuentran tres de los yacimientos paleontológicos más importantes de nuestro país. Aquí se han encontrado huellas de los primeros homínidos de Europa. Pero de eso, hablaremos otro día. Hoy queremos acercarnos a la Torre del Salar, una de las torres atalayas construidas en época nazarí.

Sistema defensivo árabe en la zona central de Granada 

Desde la llegada de los árabes al altiplano granadino, se levantaron junto a los caminos más importantes de la frontera árabe-castellana, un buen número de edificios castrales. Estas defensas vigilaban el paso de personas y mercancías por sus tierras. 

TORRE DEL SALAR - ORCE

TORRE DEL SALAR – ORCE

Con la llegada de los nazarís al poder, el número de fortalezas se vio incrementado. Aprovecharon el impresionante paisaje montañoso que les rodeaba, para crear una potente red de defensas a lo largo y ancho del territorio. El sistema defensivo estaba formado por alcazabas, castillos roqueros, torres de alquería, y torres atalayas de vigilancia. Los nazarís construyeron nuevos baluartes, y se reforzaron castillos y alcazabas levantados por los almohades, siglos atrás. 

El sector central del reino nazarí contaba con grandes fortificaciones en los núcleos poblacionales más importantes, destacando entre otras, las de Huéscar, Orce, Galera, Castril, y Tíscar. El impulsor de este incremento defensivo fue el emir Ismail I, tras recuperar para los musulmanes, en 1324, las plazas de Huéscar, Orce, Galera y Castril. 

Ismail I mandó levantar torres atalayas en zonas estratégicas del territorio. Estas atalayas formaban parte del sistema defensivo y fronterizo de Guadix, Huéscar y Baza. Vigilaban la ruta de acceso al interior del reino desde Lorca. Estaban constituidas, por lo general, por torres de desarrollo troncocónico, construidas de mampostería, y llegaban a los 12 metros de altura. 

TORRE DEL SALAR - ORCE

TORRE DEL SALAR – ORCE

Desde sus terrazas se podía vigilar una extensa área, y se tenía comunicación visual con otras torres del entorno. 

Los guardias de las torres avisaban rápidamente, a las guarniciones de Huéscar, Orce o Baza, de las posibles incursiones enemigas. Estos avisos se hacían mediante señales de humo durante el día y con hogueras por la noche. 

Las torres atalayas eran, además, una forma sencilla y económica de mantener la vigilancia en el territorio, ya que solo se necesitaba un pequeño retén formado por dos o tres soldados en cada torre, para dominar un amplio espacio. 

Orce tenía como fortaleza principal el Castillo de las Siete Torres, con capacidad para albergar a doscientos hombres. El castillo estaba conectado con varias torres atalayas. Solo han llegado hasta nuestros días dos de estas atalayas: La Torre de la Umbría y la Torre del Salar.

La Torre del Salar 

La torre vigía del Salar está coronando un promontorio terroso, en la Cañada del Salar, a más de 900 metros de altitud sobre el nivel del mar, y a poco más de 4 kilómetros de la localidad de Orce. Su acceso es bastante sencillo, y podemos ir tanto en vehículo de motor como en bici, o caminado. Solo hay que salir del pueblo dirección al cementerio y buscar la pista de tierra que nos lleve hacia la derecha.

TORRE DEL SALAR - ORCE

TORRE DEL SALAR – ORCE

La atalaya del Salar vigilaba el paso de Caravaca, y estaba en conexión directa y cercana con la torre de Umbría. Sin embargo, debido a su situación estratégica, también recibía y mandaba señales de rebato a otras atalayas más alejadas, como la de Ozmín, en Galera, y otras del circuito defensivo de Huéscar, como eran las de Botardo, Encantada y Muerto. 

La atalaya del Salar es de planta circular, cuenta con algo más de 3 metros de diámetro y su desarrollo es cilíndrico, alzándose a más de 9 metros de altura. Es una de las torres mejor conservadas de la zona. Está realizada de mampostería, con hiladas de piedras de tamaño mediano, unidas con una argamasa rica en cal. Conserva gran parte del enfoscado original.

Los dos tercios inferiores de la torre, formaban un cuerpo macizo, y en el tercio superior se encontraría una habitáculo, al que se accedería por la puerta-ventana. Para llegar ella había que subir por una escalera, realizada de cuerdas o de madera, que se ponía y quitaba cuando era necesario.

La puerta-ventana está situada a 5,7 metros del suelo, y abre hacia el Sur. Son todavía apreciables las marcas de las jambas y el adintelado de mampostería de la ventana. 

En el tercio superior se encuentra la estancia. Conserva parte del pavimento de la sala. El pequeño habitáculo estaba cubierto con una bóveda de medio cañón, realizada de mampostería, del cual se conserva el arranque de la bóveda.

La estancia contaría con una escalera para subir a la terraza, que dispondría de un peto perimetral. Es visible parte del parapeto, e incluso, indicios del hueco de acceso a la terraza. Desde lo alto se dominaba un basto territorio

La torre tiene una gran brecha vertical en el lado sur, posiblemente realizada hace muchos años, por los pastores de la zona, para guarecerse de las inclemencias del tiempo, veranos extremadamente calurosos e inviernos muy duros. 

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a TORRE DEL SALAR Construida durante la etapa nazarí.

  1. Pingback: TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA - RINCONES DE GRANADA Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *