• Síguenos

TORRE DEL ZAMBULLÓN Una fantástica atalaya del siglo XVI

TORRE DEL ZAMBULLÓN

TORRE DEL ZAMBULLÓN

La Costa Granadina estuvo expuesta desde tiempos inmemoriales a incursiones y ataques por parte de las flotas enemigas. Unas veces en forma de grandes enfrentamientos, que provocaban la inestabilidad en el reino, otras, eran simplemente saqueos por parte de piratas y corsarios, que causaban verdaderos estragos en las economías de los pueblos. Estas tropelías desalentaban a los residentes, que veían como una vez tras otra, su duro trabajo se lo llevaban unos ladrones.

Esto, obligó a desarrollar un sistema defensivo a lo largo de todo el perímetro costero, compuesto por torres atalayas, fortalezas abaluartadas y castillos. A lo largo de los 75 kilómetros de la costa granadina, podemos ver un buen número de estos elementos arquitectónicos militares.

Entre las construcciones defensivas de Calahonda se encuentra la Torre del Zambullón, una atalaya del siglo XVI, erigida en lo alto de un escarpe. Esta torre es de planta circular, ligeramente troncocónica, hecha de mampostería, que descansa sobre un talud de piedra y ladrillo.

Planta y alzado de la Torre del Zambullón, con el parapeto que se le proyecta en 1770 para que pudiese albergar artillería. (Archivo General de Simancas)

Planta y alzado de la Torre del Zambullón, con el parapeto que se le proyecta en 1770 para que pudiese albergar artillería. (Archivo General de Simancas)

De la atalaya se conservan 9 metros de altura, es maciza en sus dos tercios inferiores, mientras que en el tercio superior se encuentra un habitáculo para la guardia. Esta cámara tiene una bóveda semiesférica de ladrillos. La fortificación contó con un pequeño aljibe.

El acceso a la torre se hacía a través de una puerta-ventana con matacán, a cinco metros de altura, que mira hacia la Torre de La Rijana.

La Torre del Zambullón contaba con 1 cabo de torres y 2 torreros, cuya misión principal era la de proteger la desembocadura del puerto de Calahonda y vigilar la playa de la Rijana.

En 1770 se adosó, a la torre, una batería sobre una plataforma a escasa altura del suelo. Este parapeto tenía forma de sector circular, se disponía mirando al mar, y podía soportar dos cañones de a 8 libras. A partir del siglo XIX fue utilizada como cuerpo de carabineros. La batería que se le adosó fue destruida al construirse la antigua carretera N-340, que pasa por delante de la torre.

Desde la Torre del Zambullón se divisan a levante el Castillo de Castell de Ferro, y la Torre de la Rijana. Mientras que a poniente tenía contacto con el Farillo de Calahonda y el Castillo de Carchuna.

La Torre del Zambullón también se conoce como Torre de la Condenada y Torre de Calahonda.

Visitar la torre del Zambullón no es complicado, pero sí hay que extremar las precauciones. Una vez pasado el pueblo de Calahonda, por la Carretera N-340, en dirección a Castell de Ferro, encontramos un pequeño área de descanso, bastante deteriorado. Desde aquí tenemos unas magníficas vistas de toda la bahía. La Torre del Zambullón se encuentra a escasos metros, pero no hay un acceso. Tendremos que caminar por detrás del quitamiedos de la carretera en dirección Este hasta llegar a ella.

Como curiosidad contar que, en fondo marino justo debajo de la Torre del Zambullón, se encuentra uno de los lugares de inmersión más interesantes de la zona. Aquí se encuentran varias cuevas, donde además de disfrutar de la visión de una rica fauna marina con langostas y grandes pulpos podemos ver restos de material bélico de la Guerra Civil.

 

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario