TORRE VIGÍA DE TORRENUEVA Construida a principios del siglo XVIII

TORRE VIGÍA DE TORRENUEVA

TORRE VIGÍA DE TORRENUEVA

A lo largo de la Costa Granadina se han levantado desde la antigüedad sistemas defensivos, predominando en número las torres vigías o atalayas, sobre las fortificaciones más grandes. Estos baluartes debían de servir tanto para repeler los ataques de las tropas enemigas, como para dar aviso a otros puntos de los peligros cercanos.

Muchas de estas fortificaciones se levantaron en las poblaciones, sin embargo, en el caso de la torre vigía de Torrenueva, es la población la que se va asentando al abrigo de la atalaya. Primeramente fueron los torreros y sus familias los que se establecieron en esta zona.  Posteriormente se fueron agregando otras familias, hasta conformar un pueblo de cierta importancia, que se terminó de desarrollar durante el boom turístico.

La Torre de Torrenueva, se emplazó en un punto estratégico, que controlaba el punto muerto existente entre el desaparecido castillo del Varadero de Motril y el Castillo de Carchuna.

La Atalaya de Torrenueva es de “Rebato”, es decir, aquellas que anuncian la proximidad de embarcaciones sospechosas a tierra o a las barcas de pescadores y mercancías. Estas torres debían de ser visibles, para que las señales se observaran desde las poblaciones próximas a la costa y desde el resto de torres de su demarcación. Las hogueras y ahumadas se hacían con manojos de paja o esparto con resina, conocidos como “hachos”.

Aunque se ha apuntado por diversos autores que esta torre es del siglo XVI, no es hasta el primer tercio del siglo XVIII, cuando aparece citada en diversos documentos. Las intervenciones arqueológicas realizadas en 2010 datan la construcción de la atalaya, entre finales del siglo XVII y el primer cuarto del siglo XVIII.

La torre es de planta circular, de casi 11 metros de altura, tiene un desarrollo ligeramente troncocónico. La base mide 5,78 metros de diámetro y se va reduciendo hasta llegar a los 4,6 metros de diámetro, en la parte superior. Está cimentada sobre un tambor cilíndrico de más de dos metros de profundidad, y construida en mampostería de lajas de tamaño mediano, trabadas con mortero de cal y arena.

La Torre Vigía de Torrenueva se divide en tres partes: el cuerpo macizo que son los dos tercios inferiores, la cámara o estancia, y la azotea.

La puerta ventana de acceso se encuentra al Sur, a 5,7 metros del suelo. Es un vano rectangular, realizado de ladrillos de casi un metro y medio de alto por casi un metro de ancho. Encima de la puerta-ventana se encuentra una ladronera con matacanes, que defendía la vertical de la puerta.

La estancia principal es de reducidas dimensiones, apenas 2,22 metros de diámetro por 3 metros de altura. Se encuentra cubierta por una bóveda de media naranja, realizada de ladrillos.

La estancia tiene una chimenea en un lateral, para hacer las señales de rebato, mientras que en el otro flanco cuenta con una ventana de desarrollo abocinado hacia el interior y arco de medio punto. Desde aquí se abre el vano de acceso a la escalera, de 12 peldaños, que permite la subida a la azotea de planta circular.

La terraza cuenta con un peto protector, de más de un metro de alto, que dispone de 3 troneras.

La Torre Vigía de Torrenueva, comunicaba al Oeste con la Torre del Varadero y al Este con la Torre del Chucho, ambas desaparecidas. Contaba para las labores de vigilancia con 1 cabo de torres y 2 torreros. Debía de tener constantemente un centinela de día y de noche, que era el encargado de hacer las señales de seguridad. Estos torreros estaban apoyados en tierra por seis soldados de Infantería, sin artillería. En 1839 este baluarte fue ocupado por los Carabineros.

La Torre Vigía de Torrenueva esta inscrita como Bien de Interés Cultural (B.I.C.) desde junio de 1985. Actualmente tras las últimas restauraciones en el año 2014, la torre se encuentra dentro de una amplia zona ajardinada, con paneles informativos.

Deja una respuesta

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario