TORRE DEL MONJE – ALMUÑÉCAR Construida en el siglo I

TORRE DEL MONJE - ALMUÑÉCAR

TORRE DEL MONJE – ALMUÑÉCAR –

La llegada de los romanos en el siglo I de nuestra era a la antigua ciudad fenicia, a la que llamaron municipium Sexi Firmum Iulium, supuso el comienzo de la construcción de las grandes infraestructuras de Almuñécar. Nos sorprende que tras más de dos mil años de historia, queden en pie algunas de estas obras, como el Acueducto romano, o la Cueva de los siete Palacios. También la Torre del Monje, de la que hablaremos hoy, ha pervivido al paso del tiempo.

La Torre del Monje es un columbario levantado directamente sobre la roca. Fue construido entre finales del siglo I y principios del II de nuestra era. Está realizado con sillarejos irregulares de lajas de pizarra, unidas con mortero. Se presenta como una pequeña torre de 6 metros de alto, de planta cuadrada, cuyos lados miden 3,8 metros.

La parte superior se encuentra rematada por un filete de lajas de pizarra, simulando una cornisa y se cierra con una falsa bóveda.

TORRE DEL MONJE - ALMUÑÉCAR

TORRE DEL MONJE – ALMUÑÉCAR

Su interior cuenta con dos pisos, en cuyas paredes se abren 10 nichos por paño. Los nichos, donde colocaban las urnas funerarias con las cenizas de los difuntos, están organizados en dos columnas de a cinco. El interior queda cerrado por una bóveda de cañón.

El acceso para dejar las cenizas de los seres queridos, se realizaba a través de una entrada subterránea. Un agujero cuadrado practicado en el suelo, servía de puerta de acceso al interior.

Esta construcción funeraria, se encuentra en lo alto de un escarpe montañoso, a unos 2 kilómetros del centro de Almuñécar, por la carretera que va hacia Jete.

El columbario estaba asociado a una villa romana, conocida como Las Peñuelas, situada a escasamente a un centenar de metros. De este asentamiento romano, quedaban restos de silos, que fueron destruidos a mediados de los años 80 del pasado siglo, durante las obras de remodelación y ensanche de la carretera de La Cabra.

El columbario de la Torre del Monje no es el único que podemos visitar. También, cerca del río Verde, en la carretera  que va de Almuñécar a Salobreña se encuentra el columbario de La Albina o de Antonio Rufo. Aunque el estado de conservación, de este último no es tan bueno como el de la Torre del Monje, es una visita que tenemos pendiente para la próxima vez que nos acerquemos a Almuñécar. La capital sexitana contó con otros 4 columbarios más en la misma época.

Acercarse hasta la Torre del Monje es una buena oportunidad para comprender un poco más la cultura romana, en el ámbito funerario. Está considerada como Bien de Interés Cultural ( B.I.C ) desde 1931.

Deja una respuesta

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario