• Síguenos

MONUMENTO NATURAL CÁRCAVAS DE MARCHAL Un espectacular enclave digno de visitar

MONUMENTO NATURAL CÁRCAVAS DE MARCHAL

MONUMENTO NATURAL CÁRCAVAS DE MARCHAL

La comarca de Guadix, se caracteriza por estar dominada por zonas semidesérticas, de terrenos arcillosos, donde las casas cueva son una de su señas identitarias. Uno de los lugares con mayor atractivo de Guadix, se encuentra en Marchal, y es el Monumento Natural de las Cárcavas de Marchal.

Esta tranquila aldea está flanqueada por cadenas montañosas, que la aíslan y le confieren un clima tipo continental y cuenta con diversos rincones que no debes dejar de visitar. Entre ellos destacamos: el Palacio de los Gallardo, conocido también como la Casa Rosa, la Iglesia parroquial de Santa María de la Anunciación, y el espectacular Monumento Natural de las Cárcavas de Marchal con sus múltiples miradores. 

El monumento natural de las Cárcavas de Marchal

El monumento natural de las Cárcavas de Marchal, es un macizo arcilloso de tonalidades rojizas y amarillentas, situado en el mismo casco urbano. Ocupa poco más de 5 hectáreas. Está formado por profundas hendiduras de gran belleza, que han sido horadadas por la acción del agua torrencial durante miles de años.

Las Cárcavas de Marchal se formaron por los movimientos de las placas terrestres, las cuales provocaron el hundimiento de la zona, hace 25 millones de años, dando origen a una fosa tectónica. Esta depresión, con el paso del tiempo, se fue rellenando de materiales blandos, como las arcillas, los yesos, los limos y las tierras margas. Las lluvias torrenciales, tan frecuentes en la zona en primavera y en otoño, unidas a la escasa vegetación, favorecieron el arrastre de los materiales. Se creó un paisaje singular, caracterizado por barrancos, regueras y profundas zanjas denominadas cárcavas, que en Marchal tienen tonalidades marrones, ocres y verdes. 

MONUMENTO NATURAL CÁRCAVAS DE MARCHAL

MONUMENTO NATURAL CÁRCAVAS DE MARCHAL

Este tipo de paisaje extensamente erosionado por el viento y el agua, es denominado badlans o tierras baldías. No son consideradas buenas para el cultivo, y contrastan con la fértil vega que se puede contemplar a lo largo del curso del río Alhama.

Las paredes de estas cárcavas han servido a los habitantes de Marchal, desde el siglo X, para construir sus tradicionales casas-cuevas, excavadas artificialmente en el terreno. Las casas cuevas son impermeables y mantienen en su interior, una temperatura constante durante todo el año de 18º.

Es sobrecogedor contemplar las paredes verticales, pardo-rojizas, salpicadas por paredes y pequeñas chimeneas cónicas encaladas de blanco.

Desde finales del siglo XV, tras la capitulación del Reino del Zagal, el pueblo de Marchal pasó a manos de la Corona de Castilla, siendo uno de los enclaves con mayor cantidad de moriscos de la comarca. 

Estas tierras del río Alhama fueron otorgadas a los moriscos como bienes comunales. La población morisca, hasta su definitiva expulsión en 1570, reavivó la construcción de sus moradas en las paredes arcillosas de Marchal. Además de viviendas también se han excavado, desde hace siglos, en las paredes de las Cárcavas de Marchal silos, almacenes de víveres, apriscos para el ganado y palomares o columbarios.

En el siglo XVI se describe el pueblo de Marchal, de la siguiente manera:

“Marchal está puesto e edificado en una ladera a la solana debajo de unas torrenteras, y cerca del río de Alhama. Tenía 70 vecinos y 60 casas, 6 de ellas de cristianos viejos, 2 hornos de moriscos y 3 molinos de moriscos.”

Marchal cuenta con diferentes miradores desde donde disfrutar de las maravillosas vistas del entorno, que son: El Mirador del Tío Prim, el Mirador de la Ermita de las Ánimas, el Mirador de la Encantada, el Mirador del Santo Cristo de los Milagros, el Mirador del Peregrino, el Mirador de San Marcos, El Mirador del Perchel, y el Mirador de las Cruces. 

Además del paisaje y sus casas cueva, Marchal dispone de varios senderos para realizar agradables rutas tanto a pie como a caballo y en bici. 

Las Cárcavas de Marchal fueron declaradas por la Junta de Andalucía, el 1 de octubre de 2003, como Monumento Natural.

Los Monumentos Naturales según Sara Hidalgo Morán son:

Espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de una protección especial. Se consideran también Monumentos Naturales las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y demás elementos de la gea que reúnan un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.

(…) dichos espacios protegidos son visitables. Los espacios naturales protegidos están repartidos a lo largo y ancho de la provincia.

Todos los espacios naturales protegidos tienen en común su calidad ambiental al tiempo que su accesibilidad, puesto que existen vías importantes de comunicación próximas a todos los espacios naturales protegidos. 

Así que si no conoces todavía las Cárcavas de Marchal, ni el Geoparque del Cuaternario Valles del Norte de Granada ¿a qué estás esperando?, ven y disfruta. Además muy cerca de Marchal se encuentra el famoso Mirador del fin del mundo.

MONUMENTO NATURAL CÁRCAVAS DE MARCHAL Un espectacular enclave digno de visitar
5 (100%) 7 vote[s]

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *