• Síguenos

PILAR DE FELIPE II – ALMUÑÉCAR También conocido como Pilar de Francisco Castellón

PILAR DE FELIPE II - ALMUÑÉCAR -

PILAR DE FELIPE II – ALMUÑÉCAR –

La ciudad de Almuñécar cuenta con una dilatada historia, que se remonta, al menos, a dos mil años antes de nuestra era. Por aquí han pasado multitud de culturas y todas ellas han dejado su impronta. Este bagaje histórico con muchas y variadas muestras arquitectónicas podemos descubrirlo dando un paseo por la ciudad. Sus calles y plazas se encuentran salpicadas de monumentos que nos cuentan un poco del sentir sexitano. Uno de estos hitos es el Pilar de Felipe II, situado en la calle Real.

El Pilar de Felipe II está enclavado en la zona histórica y turística de Almuñécar. A veces este ornamento puede pasar desapercibido a los ojos del visitante, y no por su tamaño, pues mide más de tres metros de largo, sino por la gran afluencia de personas que pasan por este enclave a realizar sus compras.

Es una construcción de estilo renacentista, y su diseño se inspiró en las diversas culturas mediterráneas que arriaron a nuestras costas.

Para levantar el Pilar de Felipe II, se libraron, en el siglo XVI, 10 ducados de las arcas públicas. El agua que manaba de sus caños, era suministrada por una antigua canalización romana, que llevaba el agua hasta la Placeta de la Rosa.

El agua provenía en su origen de la Galería de las Angosturas, en el municipio de Jete, y era encaminada a través del acueducto romano, abasteciendo, además de a este pilar, a los del Barrio de San Sebastián y  la fuente de la Carrera.

Durante las obras de restauración realizadas en 1992, se encontró la canalización romana tras el pilar. Esta galería del siglo I de nuestra era, se puede ver tras unos cristales situados a ambos lados de la obra. Llama la atención la cantidad de plantas de culantrillo de pozo que hay adosadas a la galería.

PILAR DE FELIPE II - ALMUÑÉCAR -

PILAR DE FELIPE II – ALMUÑÉCAR –

Como se indica en la cartela, a la izquierda del pilar, y en el frontón, esta obra fue realizada en 1559, durante el reinado  de Felipe II.

El Pilar de Felipe II, está adosado directamente a una pared de ladrillo. Se presenta dividido en tres secciones independientes y claramente diferenciadas.

En la parte inferior, en el mismo suelo de empedrado granadino, se asientan dos pilones individuales,  realizados de piedra. Cada uno de estos pilones, a donde va a caer el agua, no levantan más de 45 centímetros del suelo.

Sobre los pilones se sitúa un gran frontón, dividido en tres calles, y enmarcado por la siguiente leyenda.

Esta obra mandó hacer Almuñécar siendo teniente corregidor el Señor Francisco Castellón.

Las dos calles laterales del frontón, cuentan cada una con volutas en sus extremos, y grandes mascarones de leones en bajorrelieve. De las bocas de los felinos salen sendos caños de agua.

En la calle central se encuentra el bajorrelieve de un busto femenino que parte, en dos mitades, la fecha de construcción del pilar (15-59). La figura, aunque aparece vestida, enseña sus pechos sujetados con ambas manos, representando así a la diosa de la fertilidad. De ambos pechos se disponen caños para el agua.

El frontis del pilar, está centrado por el escudo de Armas de Felipe II, flanqueado en sus lados por una decoración piramidal, elaborada con tres esferas en bajorrelieve.

Aunque el Pilar de Felipe II, está actualmente en desuso, un paseo por la bella ciudad sexitana, nos puede llevar a descubrir tanto restos fenicios y romanos, como esculturas modernas que rinden homenaje a los protagonistas de la historia de Almuñécar.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario