PUENTE DE TABLATE Constituyó un punto estratégico en la Alpujarra durante mucho tiempo.

PUENTE DE TABLATE

PUENTE DE TABLATE – SIGLOS XVI AL XVIII

Las modernas infraestructuras como la autovía Bailén-Motril, o la carretera que sube hasta Lanjarón, han hecho que para visitar algunos de los elementos históricos y patrimoniales, que antes se encontraban a nuestro paso, tengamos hoy que desviarnos. Entre estos elementos históricos se encuentra el Puente de Tablate.

Como muchas de las infraestructuras públicas construidas durante la dominación árabe, esta del Puente de Tablate fue costeada por la población cercana.

El puente es la solución que dieron los musulmanes para salvar el barranco y poder adentrarse desde el Valle de Lecrín, hasta el corazón de la Alpujarra, sin tener que dar un largo rodeo.

El Tablate se convirtió por tanto en un punto estratégico en el paso de personas y mercancías durante muchos siglos. Allí se estableció una alquería (pueblo rural árabe) que aunque siempre contó con una exigua población, disponía de todo lo necesario para la vida de aquella época, con tierras de cultivo, una rábita, y un cementerio musulmán a las afueras del pueblo. Tras la conquista, la alquería se convirtió en una aldea que estuvo habitada hasta los años 50 del pasado siglo.

El camino que transitaba entre una alquería y la siguiente, discurría bordeando las laderas. Era una calzada de tierra, empedrada en las proximidades de las poblaciones, y que no superaba los 7 metros de ancho, estrechándose hasta los 2,80 metros al paso por el Puente, y abriéndose unos metros más adelante del puente.

Puente de Tablate - croquis

Puente de Tablate – croquis

El primitivo Camino Real de la Alpujarra, que pasa por el Puente de Tablate, fue destruido casi en su totalidad, a principios del siglo XX, cuando se construyó la Carretera N-323.

El primer puente de Tablate debió ser una estructura construida con tablazones de madera.

En 1499 durante las primeras revueltas de las Alpujarras, el puente, único paso que permitía un acceso rápido desde Granada, fue destruido por los moriscos. Tres años más tarde, los Reyes Católicos ordenaron que se reconstruyera el Puente de Tablate. Para levantar el nuevo paso los castellanos cobraron peaje durante tres años, a razón de 1 maravedí por persona y otro por bestia, que pasara por allí. Sin embargo, el dinero recaudado no fue el suficiente, por lo que los concejos de las Alpujarras, Lecrín y Granada, tuvieron que aportar ciertas cantidades de dinero.

Para la construcción del nuevo puente de Tablate, se emplearon sobretodo a alarifes mudéjares, que utilizaban unas técnicas constructivas muy parecidas a las empleadas durante la época nazarí.

Puente de Tablate- siglo XIX

Puente de Tablate- siglo XIX

El Puente de Tablate se terminó de realizar en los primeros años del siglo XVII. En los siglos XVIII y XIX debido a su mal estado se realizaron varias obras de reparación, reutilizando en ocasiones elementos anteriores. Estas remodelaciones son claramente visibles.

El Puente de Tablate tiene una longitud de 23 metros, su altura es variable, pasa de los casi 12 metros en su lado izquierdo, a los 10 metros en el derecho.

Los estribos están realizados en mampostería con mortero de cal, y se asientan sobre una pared de conglomerado a los lados del lecho del río.

Presenta un arco de medio punto, de 7 metros de luz,  construido con mampostería. Su reborde exterior es de cantería. Tiene un perfil de 1 metro de alto, con tres aliviaderos de agua arriba y dos abajo, que estaba enfoscado en sus caras interiores.  Su tablero estaba pavimentado con cantos rodados del río y su anchura es  de 2,80 metros

Puente de Tablate - Ermita de las Angustias

Puente de Tablate – Ermita de las Angustias

El Puente de Tablate construido durante las revueltas de las Alpujarras, calló en desuso tras la construcción en el siglo XIX de uno nuevo, que se sitúa a escasos metros y paralelo al anterior.

Una vez pasado el puente nuevo de Tablate nos encontramos la pequeña ermita de la Virgen de las Angustias, muy cerca de la conocida Venta de Tablate o de Luis Padilla, lugar donde antiguamente los viajeros alpujarreños realizaban el empalme con la diligencia de la Costa y la Alpujarra.

A lo largo de los siglos el Puente de Tablate ha constituido un punto estratégico en torno a las contiendas bélicas. Ya en las crónicas de 1491 queda recogido como punto importantísimo de paso:

 “Y aunque el Zogoybi, sabido el camino que el rey don Hernando llevaba, envió algunos alcaides con gente de a pie para que ocupasen los pasos de Tablate y Lanjarón, por donde necesariamente habían de pasar los cristianos.”

En 1568 los moriscos repelieron en el Puente a las tropas castellanas mandadas por Diego de Quesada, y un año más tarde a las del Marqués de Mondéjar. Fueron necesarios 140 infantes y 200 a caballos para poder derrotar a los moriscos que defendían esta plaza. Cuando consiguieron pasar, encontraron las casas solas y la iglesia destruida y quemada.

En cuanto al origen del topónimo de Tablate existen dos teorías. Una que hace referencia a la fábrica de madera del primer puente construido en ese lugar entre los siglos XIII y XIV y otra que defiende que viene de un topónimo árabe, versión de otro anterior de procedencia latina taŭla (طبليت ), (Tablayt)  terreno de poca pendiente, meseta pequeña por el que discurre el río sin apreciarse su corriente.

Bibliografía principal: 

El puente de Tablate desde una perspectiva Arqueológica e Histórica. – Ángel Rodríguez Aguilera

Deja una respuesta

Tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario