• Síguenos

SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA Conocido también como sendero de los enamorados

SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA

SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA

Si has decidido acercarte hasta Nigüelas para ver la Almazara de las Laerillas, la iglesia, la casa Zayas, los jardines Müller, o si has venido a ver el monumento Natural de las Fallas de Nigüelas y pasar un día de campo, comentarte que todavía te quedan cosas por visitar en los alrededores de este pueblo, como el Sendero de la Acequia de la Pavilla.

Nigüelas, un pueblo del Valle de Lecrín, todavía conserva el característico entramado de las alquerías rurales musulmanas, con calles estrechas y zigzageantes, y algunos callejones sin salida, conocidos como “adarves”, en los que la vida familiar estaba al resguardo de los curiosos vecinos. 

El hecho de que Nigüelas se asiente en las mismas faldas de Sierra Nevada, le confiere una gran riqueza hídrica, que favoreció el asentamiento humano desde la prehistoria, y la transformación de sus tierras en regadíos.

Desde la llegada de los árabes hasta nuestros días, en esta zona, se han creado numeroso sistemas hidráulicos, que recogen y distribuyen las aguas que bajan de la Sierra. Uno de ellos es la conocida como Acequia de la Pavilla. El nombre de “Acequia de la Pavilla” es relativamente reciente, y hace a alusión a cuando a principios del siglo XX, las parejas “pelaban la pava”, a la sombra de los abedules que se encuentran en torno a la acequia.

La acequia de Nigüelas.

La Acequia de la Pavilla se llamó hasta hace unas décadas acequia de Nigüelas o de Torrente, pues se nutre de las aguas provenientes del río Torrente, concretamente de una presa situada a algo menos de un kilómetro del límite de Sierra Nevada. 

La acequia recoge el agua del deshielo de la Sierra para conducirla posteriormente hacia los aljibes de Nigüelas, Dúrcal, Acequias y Mondújar. Para realizar el trazado de esta acequia se han tenido que construir túneles y trincheras, hasta llegar al partidor de la Pavilla. Este partidor divide las aguas de la acequia en dos: una parte va hacia Dúrcal y la otra hacia Nigüelas. 

PARTIDOR DE LA PAVILLA

PARTIDOR DE LA PAVILLA

El agua que discurre por Nigüelas lo hace con más suavidad, gracias a la inclinación del terreno. Atraviesa el pueblo de parte a parte, serpenteando entre las casas. Proporcionaba, hasta no hace mucho, la energía suficiente para mover el molino de Las Laerillas. La acequia llegaba hasta debajo de la mezquita (actual plaza de la iglesia), dirigiéndose a las zonas de riego por otros dos partidores. Uno canaliza el agua a la zona de los huertos, y por otra acequia descendía hasta el partidor del Ayuntamiento Viejo, desde donde se reparte el agua hacia los pagos del Ramill, el Camino Bajo, y la Mojonera. 

Sendero de la Acequia de la Pavilla

CASA CUEVA - SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA 2

CASA CUEVA – SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA

Podemos considerar que la acequia original, de la Pavilla, construida en la época andalusí, es la que discurre desde la Plaza de la Iglesia, pasa por el Partidor de la Pavilla y llega hasta la captación de agua en el cauce del río Torrente. El recorrido total es de 1600 metros y tiene una inclinación media del 7,5 %.

Ascendiendo desde la Iglesia de Nigüelas, por la calle del Canalón, y a unos 300 metros de la misma, se llega al Partidor de la Pavilla, en el barrio de la Cruz. Aquí comienza este sendero apto para todos los públicos, también para pelar la pava, si lo deseas, pues el camino tiene un variopinto número de curvas y requiebros que invitan a darse muestras de amor alejado de la mirada de los curiosos. Ejem, ejem,…bueno, sigamos. 

El Sendero de la Pavilla, también llamado Sendero de los Enamorados, discurre por encima de la acequia, y es un recorrido que merece la pena hacer. El camino tiene un poco de inclinación, pero apenas nos damos cuenta, parece que es llano. 

La acequia está construida a modo de terraza, vadeando el perfil de un gran tajo que en algunos puntos llega a tener más de 20 metros de caída.

SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA 2

SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA

La senda es cómoda y está bien acondicionada. Está construida a modo de pasarelas, suspendida en el vacío, con traviesas ancladas en la pared. Dispone en algunos tramos, de largas pasarelas metálicas de rejilla de acero, colocadas encima de la acequia. Es realmente gratificante ver cómo corre el agua bajo nuestros pies. 

Cuenta además con barandas de madera, que ayudan a no caer por el tajo si damos un inesperado traspiés, y de cables de acero en las paredes de la roca a modo de pasamanos, en los puntos más conflictivos.

Durante este recorrido de una media hora, y debido a la gran humedad del terreno, están presentes especies típicas de ribera, como las retamas, las mimbres, y la vegetación rupícola adaptada a rocas áridas de tallos cortos y flores llamativas que atraen a diversos insectos, que ayudan a la polinización.

Entre las aves más representativas que podemos ver sobrevolando el sendero de la Acequia de la Pavilla, se encuentran el águila perdiera, cernícalos y pinzones reales.

SENDERO ACEQUIA DE LA PAVILLA Conocido también como sendero de los enamorados
5 (100%) 5 votes

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario