TORRE DE LAS INFANTAS Una de las torre palacio más bellas de la Alhambra

TORRE DE LAS INFANTAS

TORRE DE LAS INFANTAS

El recinto de La Alhambra está perimetrado por una muralla de poco más de 2 kilómetros de longitud, jalonada de 31 torres que la hacía inexpugnable ante cualquier ataque enemigo. La Alhambra cuenta con dos tipos de torres: unas son las de uso militar, dispuestas a lo largo de toda la muralla, comunicadas entre sí por el camino de Ronda, y las otras son las “torres calahorras”, es decir, torres que contienen en su interior pequeños palacios a modo de vivienda. Estas últimas son de mayor envergadura que las militares. La torre de la Cautiva y la torre de las Infantas son dos magníficos ejemplos de torres viviendas.

Aunque algunos de los baluartes fueron volados por los franceses, en su retirada de 1812, todavía quedan en pie la mayoría de ellos. En un paseo por los exteriores de la Alhambra podemos conocer varias torres.

La Torre de las Infantas

La Torre de las Infantas, se sitúa en el lado norte de la muralla, y la podemos ver fácilmente desde la Cuesta de los Chinos. Ha sido, junto con la de la Cautiva, una de las torres más literarias de la Alhambra. 

A muchos de los “viajeros románticos” les gustaba deambular por cada rincón del recinto alhambreño, e ir descubriendo todas sus bellezas ocultas. 

Washington Irving quedó ensimismado por la belleza de la torre de las Infantas. El norteamericano quiso que este espacio fuera el escenario de varias historias, que dejó escritas en Cuentos de la Alhambra. La leyenda de las tres hermosas princesas, Zaida, Zoraida y Zorahaida, y la de la Rosa de la Alhambra son dos de los cuentos que Irving emplazó en la torre de las Infantas.

Recordemos que la Alhambra, en esa época, estaba habitada por gentes humildes. Annie Harvey, una escritora de finales del siglo XIX, visitó en más de una ocasión a la familia que vivía en la torre de las Infantas, y dejó esta singular descripción. 

Pero aunque ahora era muy pobre, ¡qué cantidad de magníficos restos orientales había allí!. El alto techo era un enorme calado muy delicado y de aspecto mágico, ahora desgraciadamente roto y ennegrecido debido al abandono y al humo. Las paredes aún retenían parte de la magnífica decoración dorada y de colores con la que antiguamente habían estado cubiertas.

TORRE DE LAS INFANTAS - 1850

TORRE DE LAS INFANTAS – 1850

Alrededor del hogar quedaban vestigios de espléndidas tallas, y las ventanas sin cristales, con sus columnas de aspecto frágil y exquisito diseño, eran ejemplares del mejor periodo de la arquitectura árabe.

Pero la belleza del interior no podía igualar a la belleza del exterior. La magnífica vista que abarcaba las montañas, la vega y la ciudad, estaba bañada por la luz del sol poniente.

Visitamos este lugar muchas veces, tanto por las vistas como para examinar el contenido de la torre, y con la cortesía del país, estas buenas gentes siempre nos invitaron a compartir sus pobres comidas, aunque fuesen humildes y exiguas, en apariencia sólo suficientes como para mantener la vida.

Rara vez comen más de una comida al día, y esta comida, frugal como era, no tiene lugar a una hora fija; generalmente a eso de la puesta de sol, cuando la jornada laboral había terminado. Una olla era un lujo que rara vez se permitían, y sólo la comían en las fiestas.

TORRE DE LAS INFANTAS - Foto: Patronato de la Alhambra

TORRE DE LAS INFANTAS – Foto: Patronato de la Alhambra

La torre de las Infantas es una gran vivienda palatina, encajada en el adarve de la Alhambra. Ocupa una superficie de 161 metros cuadrados, siendo la mayor de las torres-calahorras del monumento granadino. Se construyó por mandato del rey nazarí Muhammad VII (1392-1408), el mismo que ordenó ejecutar al más célebre de los poetas de la Alhambra, Ibn Zamrak, y encarcelar a su propio hermano y legítimo heredero, Yusuf, en el castillo de Salobreña. Fue la última torre construida antes de la conquista castellana. 

La torre de las Infantas es un poco más ancha que la torre de la Cautiva, lo que le permite desplegar un programa residencial bastante amplio. El interior de la torre se distribuye según el esquema tradicional de la vivienda nazarí, dando la sensación de estar en una casa-palacio más de la Alhambra, en lugar de en una torre de la muralla. Su organización se desarrolla en dos plantas, que se distribuyen alrededor de un vestíbulo o patio cubierto, que está centrado por una pequeña fuente poligonal de mármol. Al contar con este patio cubierto dispone de mayores ventajas ante las extremas condiciones climáticas de Granada, con fríos inviernos y calurosos veranos. 

TORRE DE LAS INFANTAS

TORRE DE LAS INFANTAS – Foto: Patronato de la Alhambra

Una vez que se pasa la puerta de acceso, se llega a un pasillo de triple recodo, que conduce a una sala principal, similar a la sala de las Dos Hermanas, pero a menor escala. Destaca de esta parte la pequeña bóveda de la entrada con grandes mocárabes que han conservado restos de su pintura original. Tiene ventanas en cada uno de sus frentes. El techo se cubría originalmente con una bóveda de mocárabes, perdida y sustituida en el siglo pasado por la actual armadura de madera.

Desde el recodo de la entrada se sube a la planta superior y a la terraza.

El piso superior tiene tres núcleos de alcobas abovedadas, con ventanas al exterior. Todas las puertas del patio tienen en sus umbrales las tradicionales taqas.

ALZADO - TORRE DE LAS INFANTAS

ALZADO – TORRE DE LAS INFANTAS – Foto: Patronato de la Alhambra

Esta torre también tuvo un zócalo de azulejos negros y blancos, y en sus inscripciones se ensalza a al-Musta‘in bi-Llah, es decir, a Muhammad VII, 

No siempre esta torre se llamó torre de las Infantas, y se conocía como de Ruiz y Quintarnaya (según el Memorial de Juan de Orea de 1574), por D. Juan de Quintarnaya, alcalde mayor de la Alhambra.

En una correspondencia de 1511 del Conde de Tendilla, podemos leer una invitación al alcalde Quintarnaya para que fuese a cenar con el:

Para los capitanes de la ordenança con el alcalde Quintarnaya Señores parientes. Porque yo os tengo de hablar algunas cosas, os pido de mucha gracia que os vengáis aquí mañana sábado a comer conmigo. Y nuestro Señor vuestra persona guarde. Del Alhambra de Granada, primero de agosto 1511.

Esto se haga en todo caso por amor mío. Muy vuestro.

Aunque el nombre de torre de las Infantas se relaciona con Washington Irving, se acuñó en el siglo XVII, mucho antes de que se escribieran los Cuentos de la Alhambra. Recordemos que el escritor neoyorkino visitó Granada en 1829. Además aparece ya nombrada como torre de las Infantas, en el siglo XVIII. Al igual que las demás torres importantes también tuvo alcaides, como Hipólito Mariano Valdés Fernández de la Canal, en 1738, y José de Elizarde en 1790, que según consta en el archivo histórico de la Alhambra, fueron nombrados alcaides de la torre de las Infantas.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 Respuestas a TORRE DE LAS INFANTAS Una de las torre palacio más bellas de la Alhambra

  1. Francisco dice:

    Tenía entendido que W. Irving fue un escritor norteamericano y no inglés.

    • Rincones de Granada dice:

      Muchas gracias, Francisco, por avisarnos. A veces, con la emoción de escribir, se nos pasan estos errores. Ya está corregido 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *