• Síguenos

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA. Construida a mediados del siglo XIX

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN - BENALÚA 001

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA

Benalúa de Guadix es una pequeña y fértil localidad situada a unos 8 kilómetros de Fonelas, y aproximadamente a la misma distancia de Guadix. Este pueblo cuenta con un bello templo: la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

El asentamiento en Benalúa fue posible desde la prehistoria, gracias a que el río Fardes riega sus campos. Con la romanización del territorio, se creó una calzada que discurría por estas tierras, permitiendo que se comenzara a levantar un pequeño asentamiento, dispuesto longitudinalmente a la calzada romana. Con la llegada de de los árabes se configuró una alquería medieval, que contaba además con una torre y una mezquita. 

Tras la conquista castellana, Benalúa pasó a manos privadas. Estas tierras fueron entregadas a Fernando Álvarez Zapata, señor de Los Guájares. El antiguo asentamiento sufrió una grave transformación, quedando despoblado a principios del siglo XVI.

Origen  de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN - BENALÚA

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA

En cuanto a la vida religiosa de la localidad, tras la conquista, podemos contar que, en 1554, la diócesis de Guadix ordenó al párroco de Fonelas que atendiera varios cortijos, entre los que se encontraba Benalúa. El párroco visitaba una vez al mes Benalúa de Guadix para oficiar misas. El oratorio se creó probablemente en alguna cueva, que era el hábitat propio de la zona en el siglo XVI.

Benalúa se convirtió en una cortijada, cuyos habitantes, agricultores y ganaderos no eran dueños de las tierras. Solo las trabajaban. 

Entre finales del siglo XVI y principios del XVII se levantó una pequeña ermita, construida por los Zapata, propietarios del cortijo. 

A mediados del siglo XVIII Benalúa ya disponía de un censo considerable, aunque solo contaba con algo menos del centenar de habitantes.

El sencillo oratorio de Benalúa tuvo que ser desalojado, a mediados del siglo XIX, debido a su mal estado y a la falta de mantenimiento, problemas que se agravaron tras las continuas lluvias y nieves, que cayeron en el invierno de 1853-1854.

VIRGEN DEL CARMEN - IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN - BENALÚA 002

VIRGEN DEL CARMEN – IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA

Doce años antes, en 1842, el ayuntamiento de Benalúa ya estaba pidiendo al obispado de Guadix, una iglesia acorde a la cantidad de vecinos que tenía. Entre las justificaciones que daban el Ayuntamiento y varios agricultores, destacaban que en el oratorio solo podían acoger a menos de 50 personas, cuando en esa época, Benalúa, contaba con 435 habitantes, mientras que Fonelas, la parroquia matriz de la que dependía, apenas contaba con 226 vecinos. Por otro lado, los firmantes del documento comentaban que la iglesia de Fonelas era insalubre.

En 1854 se firmó el acuerdo para levantar una nueva iglesia en Benalúa de Guadix.

Este nuevo templo tendría capacidad para albergar hasta 200 feligreses. 

Sería una modesta iglesia, que constaría de una sola nave, de planta basilical, con una capilla mayor, retablo, capilla de baptisterio, coro, depósito de ornamentos, sacristía y campanario. 

ALTAR MAYOR - IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN - BENALÚA 002

ALTAR MAYOR – IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA

El arquitecto encargado de las obras sería el granadino Francisco Contreras, que hizo una relación de los materiales a acarrear por los vecinos, entre los que destacaban, 800 fanegas de cal, 800 fanegas de arena, 1080 carros de mampostería, 450 carros de ladrillos, 44 carros de tejas, 16 carros de baldosas, o 50 carros de madera de pino, procedentes de la Sierra de Gor.

El proyecto incluía unas barandillas de hierro para el presbiterio y coro, un retablo de orden dórico para el altar mayor, una cancela de madera para la capilla del baptisterio y una veleta para la torre del campanario. 

La Iglesia de Benalúa se construyó entre 1858 y 1864. Se levantó fundamentalmente, gracias a las aportaciones hechas por los vecinos. El 6 de Febrero de 1864 se consagró como parroquia bajo el título de Nuestra Señora del Carmen.

Este templo benaulense es de estilo neo-mudéjar, de planta basilical, y coro a los pies. Sus muros son de aparejo de ladrillo y cajones de mampostería, mientras que la cubierta es de madera con adornos de lacería. Bajo el coro se situaba el atrio y la capilla bautismal.

CRUCERO - IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN - BENALÚA 002

CRUCERO – IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA

Junto al campanario, detrás del presbiterio, se ubicó la sacristía, y en dos de sus laterales los altares. 

En 1965 debido a que Benalúa era una localidad de cierta entidad, que había crecido rápidamente gracias a las azucareras allí asentadas, se tuvo que ampliar la iglesia. Se añadió una nave de 17 metros de largo por 8 de ancho, en sentido transversal al templo ya existente, de forma que la primitiva iglesia pasó a formar parte de un gran presbiterio. Como resultado se transformó la planta basílical de la Iglesia de Benalúa, en una nueva planta de cruz latina. 

La iglesia Benalúa, ha pasado por varios nombres a lo largo de su historia. De denominarse, en 1865, Iglesia de Nuestra  Señora del Carmen, pasó, en 1868, tras una reestructuración parroquial en la diócesis de Guadix a llamarse Iglesia de Santa María de la Anunciación, denominación que se mantuvo hasta 1988. Ese año el Obispado de Guadix le devolvió el título originario de Nuestra Señora del Carmen.

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN - BENALÚA

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN – BENALÚA

La imagen de la Virgen del Carmen, tan venerada en esta iglesia, es la patrona de Benalúa. Fue tallada en madera por el artista Domingo Sánchez Mesa, en 1966. La talla fue costeada por los trabajadores de la fábrica azucarera de Benalúa. Diez años después fue coronada por el entonces obispo de Guadix.

El Campanario de la Iglesia del Carmen de Benalúa alberga dos campanas en su interior. Una conocida como San José de 45 kilogramos de peso, y la otra de 150 que recibe el nombre de Nuestra Señora del Carmen. Ambas campanas fueron fundidas en 1939 por Juan Bautista Roses Soler. 

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario