• Síguenos

PANTEÓN Y ERMITA DEL CARMEN – MONTEFRÍO

CEMENTERIO VIEJO O PANTEÓN - MONTEFRÍO

CEMENTERIO VIEJO O PANTEÓN – MONTEFRÍO

Montefrío es un espectacular pueblo de estrechas callejuelas, y casas blancas que se han ido levantando durante muchos siglos, por las laderas del promontorio rocoso que domina la Villa. En el camino que sube al Castillo y la antigua Iglesia de la Encarnación, se encuentran unas curiosas excavaciones en la roca, de las que se pueden contar hasta dieciséis. Son nichos que pertenecieron al Cementerio Viejo o Panteón de Montefrío.

Estas tumbas están excavadas en la propia pared rocosa, son abovedadas y se encuentran enmarcadas por arcos dobles de medio punto, con las roscas estriadas. Tienen una profundidad de unos dos metros, aunque varía según el caso. Su altura supera el metro y medio y su anchura está entorno al metro. Algunas aparecen unidas y comunicadas entre sí. 

Serían tumbas colectivas en las que se podrían enterrar hasta tres difuntos, según se deduce de las marcas o rebajes a modo de ranuras realizadas en las paredes de las mismas. Existen otras más pequeñas, que serían utilizadas para enterrar a los niños, así como intentos por abrir otras sepulturas en la roca.

Los nichos pertenecieron a familias pudientes de Montefrío. Entre ellas destacan apellidos tan ilustres como los Moraga, Fuensalida, Lara Palacios, Ávila Pedregosa o Garcia Valdecasas.

- CEMENTERIO VIEJO O PANTEÓN - MONTEFRÍO

– CEMENTERIO VIEJO O PANTEÓN – MONTEFRÍO

El origen de este singular cementerio no está del todo claro, pudiendo existir ya desde finales del siglo XVI. 

Antes de la existencia de estos enterramientos, el antiguo cementerio cristiano estaba ubicado tanto dentro como en los alrededores de la antigua Iglesia de la Encarnación de Montefrío. Tras su abandono, quizás por el hacinamiento y la falta de espacio, algunas familias pidieron permiso para enterrar a sus seres queridos en la ladera Sur de la montaña. Se creó entonces la zona conocida como El Panteón, a los pies de la antigua fortaleza. A finales del siglo XVII o principios del XVIII ya estaría en funcionamiento. 

El cementerio viejo sufrió distintas vicisitudes entre 1872­ y 1895, momento en el que entró en funcionamiento el nuevo cementerio, fuera del casco urbano de Montefrío. Los restos que había en los nichos fueron trasladados a su ubicación actual, evitando así, epidemias y posibles enfermedades a la población que vivía en su entorno.

ERMITA DEL CARMEN- MONTEFRÍO

ERMITA DEL CARMEN- MONTEFRÍO

Asociada al cementerio se construyó a principios del siglo XVIII una austera ermita, la ermita del Carmen. Este templo ya aparece citado en 1710 en el testamento de Don Bernabé García de Baldecasa, Vicario de la Iglesia Parroquial de la Villa, que con fecha 10 de octubre, dejaba 50 reales de vellón, para agrandar dicha ermita”

Otro de los textos que han llegado hasta nuestros días y que hacen mención a la Ermita de Nuestra Señora del Carmen de Montefrío, lo encontramos en el libro “Reliquias de las defensas fronterizas de Granada y Castilla en los siglos XIV y XV”, de Alfonso Gámir ,y dice así:

(…) ymmediato al tajo que miraba al Legido, (había) otro to­rreón arruinado y desde él, subiendo el taxo arriba a la puerta, que lla­maban de la Villa Vieja yndicios de haver estado amurallado, y desde dicha puerta subía otro taxo profundo, que miraba a la hermita de Nues­tra Señora del Carmen e yba a buscar dicha yglesia parroquial contigua a dicho castillo (…)

La ermita del Carmen es de pequeñas dimensiones, de una sola nave, en planta de cruz latina, con cúpula sobre el crucero, y capilla mayor diferenciada tras un arco toral. La ermita presenta una orientación Este – Oeste, estando los pies situados en el lado Este y la cabecera al Oeste. El templo se cubre con tejado a cuatro aguas, cubierto de teja árabe. Guarda este templo muchas similitudes con la ermita de San Sebastián en Lojilla.

ESPADAÑA - ERMITA DEL CARMEN- MONTEFRÍO

ESPADAÑA – ERMITA DEL CARMEN- MONTEFRÍO

Su fabrica es modesta, realizada de mampostería y revestida de mortero de cal, aunque fue reparada a mediados del siglo XX con ladrillos y cemento. 

La puerta de acceso a la ermita del Carmen, se sitúa en un lateral. Se presenta a modo de un sencillo vano en forma de arco de medio punto abierto en el muro.

A los pies del templo se abre un vano rectangular, que ilumina la ermita y encima se sitúa una espadaña con campana, coronada con una labrada cruz, realizada en rejería de forja. 

En los laterales del crucero se abren otros huecos que dan luz al altar. 

Lo más curioso de lo que podemos ver en la ermita, es el sarcófago de Josefa Vega Garcia-Valdecasas, que se encuentra en el compás lateral fuera de la ermita. 

Actualmente la nave está cubierta por un falso techo de placas de escayola. Cada una de estas placas están decoradas con un rosetón floral. El crucero se cubre con bóveda de aristas, que descansan sobre arcos de medio punto.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario