TORRE DE AGICAMPE Una torre de alquería con una planta singular

TORRE DE AGICAMPE - LOJA

TORRE DE AGICAMPE – LOJA

Si has decidido explorar la carretera que va desde Loja a Algarinejo, no vayas muy rápido, pues en el camino descubrirás lugares que seguro te gustará conocer. A tan solo 3,5 kilómetros de Loja, encontrarás una de las torres árabes mejor conservadas de la comarca, la Torre de Agicampe.

Loja fue un territorio fronterizo durante siglos. Su paisaje se caracterizó, en la época de la dominación musulmana, por la gran cantidad de elementos defensivos, que por allí se alzaban.

Además de los verdaderos castillos y alcazabas que se construyeron en Loja, el Salar, Huétor Tájar, o la Zagra se levantaron torres atalayas, de planta circular, más o menos alejadas de los núcleos poblacionales, que tenían un carácter eminentemente defensivo y preventivo. También se construyeron torres asociadas a poblaciones rurales, las conocidas como torres de alquería. Estas construcciones tendrían una doble función, por un lado, debían proteger las cosechas y la población a la que estaban asociadas, y por otro, dar la voz de alarma a las fortificaciones mayores en caso de acercamiento del enemigo. Las torres de alquería eran, por lo general, de planta rectangular, y estaban construidas de tapial, sin embargo encontramos algunas que son de tendencia circular y elaboradas de mampostería, este es el caso de la Torre de Agicampe. 

La Torre de Agicampe. 

TORRE DE AGICAMPE

TORRE DE AGICAMPE

La Torre de Agicampe se encuentra dentro de una propiedad privada. Ocupa la cima de un pequeño promontorio calcáreo a unos 620 metros de altitud sobre el nivel del mar.

De la Torre de Agicampe se conserva una altura de entre 9 y 10 metros. Es de planta ovalada, compuesta por un núcleo central de forma rectangular y dos semicírculos en los extremos. La medida de sus ejes son de 5,60 m x 8,90 m. Esta singular planta es única entre las torres construidas en la frontera nazarí. La más parecida es la de la Torre de la Solana, que se sitúa en Alhama de Granada, y que tiene dimensiones y forma parecida.

La Torre de Agicampe está construida a base de mampostería enripiada, formada por, hiladas horizontales muy bien conservadas y visibles. Las tres primeras hiladas son más gruesas, por estar elaboradas por grandes mampuestos. Conserva en la cara Sur algo del enfoscado original.

PLANTA - TORRE DE AGICAMPE - Luis José García-Pulido

PLANTA – TORRE DE AGICAMPE – Luis José García-Pulido

Consta de dos grandes plantas. La planta baja, utilizada hasta hace poco tiempo, servía de cuadras para animales. Esta planta está hueca, no conserva la cubierta original que era de bóveda de medio cañón. Tuvo un acceso desde la cara Norte, probablemente de época moderna.

La segunda planta estuvo cubierta por tres bóvedas. En ella existen actualmente dos huecos hacia el exterior. El más pequeño, situado en la esquina Suroeste, funcionó como ventana. Fue abierto con posterioridad a la construcción de la torre, y contaba con un cierre del que quedan algunas improntas de sus marcos. 

Mirando a la Vega, en el lado sur, y a una altura de unos 6 metros, se encuentra una puerta-ventana, definida por un arco rebajado, con jambas y arco de piedra de cantería. Desde aquí se podía ver la Alhambra en los días claros.

PUERTA VENTANA - TORRE DE AGICAMPE - LOJA

PUERTA VENTANA – TORRE DE AGICAMPE – LOJA

En cuanto a la parte superior de la Torre de Agicampe, el investigador Luis José García-Pulido propone que es posible que tuviera una terraza almenada, para proteger mejor la fortaleza. Sin embargo, no se han conservado restos de la misma ni del sistema de evacuación del agua, aunque se han localizado piedras enfoscadas con mortero de cal, que podrían haber pertenecido al pretil de la terraza, o a su sistema de almenado.

Desde la Torre de Agicampe se tenía comunicación con las fortalezas levantadas en los pueblos del Salar y Huétor Tájar y también con la antigua alqueria de Villanueva, sobre el río Genil.

Una de las características de las torres de alquería es que tenían una cerca. La Torre de Agicampe podría conservar restos murarios de dicha cerca, que estarían en la parte más oriental y meridional del promontorio.

La Torre de Agicampe se levantó, probablemente en la segunda mitad del siglo XIV, junto a un gran nacimiento de aguas que hace poco tiempo regaba más de cien hectáreas de terreno. Este sistema de riego, tomaba las aguas del nacimiento de Agicampe, situado bajo la sierra del Hacho, que tiene un caudal medio de 30 litros por segundo. En la actualidad este agua es la que abastece al pueblo de Huétor Tájar.

TORRE DE AGICAMPE - Luis José García-Pulido

TORRE DE AGICAMPE – Luis José García-Pulido

En la parte Este y Sur de la torre se encuentran restos de construcciones de un asentamiento, que podría tener un extensión de algo más de una hectárea. Esta alquería, se comenzó a formar en torno al siglo VIII, y era conocida como Šikanb.

Tras la conquista castellana la Torre de Agicampe, por sus características constructivas, fue reutilizada por los nuevos pobladores cristianos. Se sabe que en 1501, esta torre pertenecía a Juan Álvarez Zapata, poseedor de grandes propiedades fundiarias en la tierra de Loja.

 

Bibliografía principal: 

  • El sistema constructivo empleado en la torre nazarí de Agicampe (Loja, Granada) – Luis José García-Pulido.
  • Los Regadíos Tradicionales del territorio de Loja. Historia de unos paisajes agrarios de origen Medieval – Miguel Jiménez Puertas,

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *