IGLESIA DE SANTO DOMINGO Formó parte del Convento de Santa Cruz La Real

IGLESIA DE SANTO DOMINGO

IGLESIA DE SANTO DOMINGO

En pleno barrio del Realejo, antiguo “Garnata al-Yahud”, o Granada de los judíos, se alzan entre sus serpenteantes calles, edificios con varios siglos de historia. Hoy hacemos un alto en el camino para visitar la Iglesia de Santo Domingo.

La Iglesia de Santo Domingo formó desde sus inicios, parte del Convento de Santa Cruz La Real, de la Orden de los Predicadores. El conjunto compuesto por la Iglesia y el Convento, fue en época árabe las huertas de la Almanxarra, que habían pertenecido a la Reina Horra, madre de Boaddil y al alcalde Monfarrax. Estas propiedades, tras la toma de Granada, pasaron a manos de los Reyes Católicos, quienes, en marzo de 1492, las cedieron a la Orden de Predicadores Dominicos para una fundación conventual. 

Al echar un vistazo a la iglesia de Santo Domingo se puede apreciar que en ella conviven elementos góticos, renacentistas y barrocos. Esto es debido a que el templo tuvo dos fases constructivas. La primera comienza en 1512, y tras un parón, de veinte años, se volvió a retomar en 1532. La segunda fase se extiende desde 1690 hasta 1740.

La fachada principal se abre a una amplia plaza, presidida por la estatua de Fray Luis de Granada. La portada se presenta en un atrio con tres arcos de medio punto, sostenidos por columnas dóricas, de fustes acanalados. En las enjutas se sitúan las iniciales de los Reyes Católicos, así como los escudos del emperador Carlos V. En la parte más elevada de este pórtico antepuesto se encuentran cuatro gárgolas. 

INTERIOR - IGLESIA DE SANTO DOMINGO

INTERIOR – IGLESIA DE SANTO DOMINGO

Tras los arcos se sitúa la puerta de acceso al templo, cuyo entorno está decorado con pinturas murales, realizadas por Maldonado. Estos murales a modo de tranpantojo, representan una arquitectura figurada, con hornacinas en las que se disponen las imágenes de la Virgen del Rosario, Santo Tomás de Aquino, Santo Domingo de Guzmán y los Reyes Católicos.  

 En la parte superior de la portada se abre un conjunto, formado por una ventana geminada, de estilo plateresco, de dos arcos separados por una columna, inscritas a su vez, en un arco de medio punto, ampliamente moldurado y con cornisa. Leones y perros sosteniendo el escudo dominico coronan el espacio. 

A la derecha de la portada se alza una espadaña con hueco para dos campanas. 

La Iglesia de Santo Domingo, interiormente, es de cruz latina, con altar mayor poligonal, coro a los pies y diez capillas laterales, cinco a cada lado cubiertas con bóvedas de crucería.

Lo primero que vemos al entrar a la iglesia de Santo Domingo es un amplio arco carpanel, que  sustenta el coro. 

CÚPULA - IGLESIA DE SANTO DOMINGO

CÚPULA – IGLESIA DE SANTO DOMINGO

La nave central de la iglesia se cubre con bóvedas nervadas. El crucero está cubierto por una cúpula elevada sobre pechinas, realizada a finales del siglo XVII, cuando se ensanchó y amplió el templo, sustituyendo la bóveda que lo cubría por la cúpula actual.

La cabecera del templo es de planta poligonal cubierta con bóveda de nervios. En el centro del presbiterio se encuentra un tabernáculo ricamente decorado, con columnas salomónicas, realizado en mármol a fínales del siglo XVII por Francisco Rodríguez Navajas. 

A la izquierda del crucero se abre hacía la calle cobertizo de Santo Domingo el camarín de la Virgen del Rosario, atribuido a José de Bada, terminado en 1773. De el destaca su recargada decoración con espejos y bolas de cristal que recubren sus bóvedas. Una cúpula en forma de estrella cobija  a la Virgen. El camarín está presidido por la imagen de la Virgen del Rosario, titular del templo, una talla de madera del siglo XVI, de autoría desconocida, donada por los duques de Gor a la Archicofradía del Rosario. Llama la atención de la imagen su vestimenta realizada con piedras preciosas y plata fina. 

En el lado de la epístola y a través del presbiterio, se accede a la sacristía, que es de planta rectangular, construida a finales del siglo XVII.

TABERNÁCULO - IGLESIA DE SANTO DOMINGO

TABERNÁCULO – IGLESIA DE SANTO DOMINGO

De las capillas laterales del templo hemos de destacar, la Capilla de la Esperanza, la primera del lado izquierdo. En ella se encuentra la imagen de la Virgen de la Esperanza, una talla de alabastro realizada en torno al siglo XV. 

Leyenda Virgen de la Esperanza

Cuenta la leyenda que la Virgen de la Esperanza, fue encontrada en Sierra Nevada por el tesorero de los Reyes Católicos, Ruy Lopéz de Toledo, y Diego de Mendoza, en 1492. Al parecer estos dos andaban por la Sierra, cuando encontraron a un pastor de ovejas, que les reveló, que había escuchado que salía música de cierto sitio desconocido para ellos. Los tres, se apresuraron a indagar y a descubrir el lugar, y tras un sueño premonitorio de Ruy López, dieron con una cueva de donde emanaba una luz misteriosa. Dentro de la cueva encontraron esta bellísima Virgen. El pastor, Diego López Toribio, se hizo hermano lego del convento de Santa Cruz la Real. La virgen pronto tomó gran notoriedad y devoción. 

Entre los primeros devotos estaba Cidi Yahia, primo de Boabdil, llamado como cristiano Pedro de Granada, que mandó grabar en su espada “en la Virgen de la Esperanza he puesto mi confianza”. Se construyó a la imagen una capilla, donde reposan las hijas de Ruy Lopez de Toledo, según se puede ver en las inscripciones que en ella se encuentran. En esta capilla, de dimensiones considerables, se siguen celebrando Eucaristías.

Entre las Cofradías y Hermandades que tienen su sede canónica en la Iglesia de Santo Domingo:

  • La Cofradía de la Santa Cena.
  • La Cofradía de la Humildad. 
  • La Cofradía del Rosario.
  • La Cofradía de los Facundillos.

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario