PASEO DEL ALTILLO Punto de encuentro de los sexitanos

PASEO DEL ALTILLO

PASEO DEL ALTILLO

El Paseo del Altillo de Almuñécar se encuentra en el lado sur de las faldas del cerro de San Miguel, delimitado por los paseos Prieto Moreno y Puerta del Mar. Es actualmente un moderno y ancho bulevar, que va paralelo a la costa sexitana. Mide algo menos de medio kilómetro. Cuenta con hoteles, bares, restaurantes, pubs, aparcamientos y todo lo necesario para pasar un rato agradable en buena compañía. A mitad del recorrido se encuentra uno de los puntos de información turística de Almuñécar.

Son varias las esculturas que adornan este paseo, entre ellas destaca el Monumento a los Fenicios, y el monolito que homenajea al escritor Laurie Lee.

Este moderno paseo no hace vislumbrar, ni siquiera un poco, la importancia que tuvo esta zona en épocas pasadas. Son escasos los restos arqueológicos que quedan, y los que sobrevivieron a la piqueta se encuentran ocultos bajo los cimientos de los edificios levantados en los años 20 del pasado siglo. 

Las primeras referencias escritas, que ponen en valor esta área de Almuñécar, las encontramos en el diccionario geográfico de al–Himyari, escrito en el siglo XI, y donde describe que “al–Munakkab” (Almuñécar), contaba con zonas de fondeadero y atraque especial para el verano, que ofrecía en el lado Este del Peñón, abrigo a los vientos dominantes. Sin embargo se han encontrado en el actual Paseo del Altillo, restos de un “opus caementicium”, es decir, de un espigón de época romana. Los restos de este puerto romano se encuentran diseminados por el Paseo del Altillo, la Plaza de la Rosa y parte de la Avenida de Andalucía. En 1928 se encontraron bloques de piedra labrada, en la Calle Bilbao, que probablemente pertenecieron a este antiquísimo espigón, sin embargo quedaron ocultos bajo la cimentación de un moderno inmueble. 

MONUMENTO A LOS FENICIOS

MONUMENTO A LOS FENICIOS

El espacio que hoy ocupa el Paseo del Altillo se conoció a partir del siglo XV como Ensenada de Levante, y  constituía un puerto de cierta magnitud para Almuñécar. 

Cerca del fondeadero se encontraban una pesquería, las atarazanas (pequeños astilleros) y una aduana del azúcar que había pertenecido a los genoveses. También se localizaba la judería de la ciudad, y una mezquita que se erigía junto a la Puerta del Mar.

Como acceso a la ciudad contaba con una puerta en recodo que comunicaba el espacio urbano con la ensenada de Levante, denominada Puerta del Mar. La Puerta fue construida durante la dominación árabe,  donde se encontraba el Arco de la Rosa. También próxima se situaba un área asociada, de fuerte actividad comercial, en torno a la Plaza de la Rosa.

Francisco de Paula Valladar, escribió en 1885 un artículo en revista La Alhambra, donde hablaba del Arco de la Rosa. El texto va acompañado por un grabado realizado por Valentín Barrecheguren y Santaló. 

Cuenta Valladar que el Arco de la Rosa de Almuñécar era muy similar al arco de las Pesas del Albaicín, o a la Puerta de Bib-Arrambla. En el Arco de la Rosa se veneraba a una imagen de la Virgen, posiblemente fuera la de Antigua, que sostiene en su mano derecha una rosa, y que daría nombre al arco.

La monumental Puerta del Mar fue demolida a finales del siglo XIX, con sus escombros y los de otros monumentos se creó el Paseo del Altillo. 

PASEO DEL ALTILLO 1900

PASEO DEL ALTILLO 1900

En agosto de 1895 se abrió al final del Paseo del Altillo, La Fonda de la Independencia. Este establecimiento era propiedad de Miguel Pérez García y estuvo a cargo de Victoriano Fuentes, reconocido “fondista” que regentaba desde hace años una “Fonda de la Independencia” en la Calle Nueva de Motril, y ofrecía almuerzo para llevar a 2 pesetas.

FONDA LA INDEPENDENCIA -2

FONDA LA INDEPENDENCIA

Asociados a la Fonda de la Independencia de Almuñécar surgieron otros establecimientos como el Balneario Neptuno y el Casino de Almuñécar. 

En el Defensor del Granada, del Domingo 4 de Agosto de 1895, se puede leer una crónica de la inauguración, que te dejamos en el siguiente enlace, (Crónica de los Pueblos – Página 2 – anuncio en la página 3) por si tienes curiosidad en leerla.

El paseo del Altillo se convirtió en lugar de encuentro de turistas y almuñequeros desde principios del siglo XX. Este paseo ya contaba con iluminación eléctrica, kiosko de música, y fuentes desde 1902. Las veladas de verano eran todo un acontecimiento, donde acudían personalidades de la alta sociedad granadina. Se organizaban diversas actividades como las regatas a remo y vela, cucañas, carreras de burros flojos, carreras de sacos, natación y carreras de cintas a caballo. La bebida que estaba de moda en la primera década del siglo XX, en la costa sexitana, era la cerveza “La Austriaca”.

FONDA LA INDEPENDENCIA -

FONDA LA INDEPENDENCIA –

En los años 60 del pasado siglo se empezó a configurar el Paseo del Altillo, más o menos con la misma composición que lo conocemos actualmente. Durante todas estas décadas ha sufrido algunas transformaciones y mejoras estéticas. Eso sí, sigue siendo punto de encuentro de turistas y locales, que se acercan hasta aquí para pasear o tomar un refrigerio en los bares cercanos.

En el Paseo del Altillo puedes disfrutar de actividades deportivas, musicales y religiosas, pues este es paso obligado, del itinerario que hacen las cofradías de Almuñécar, tanto en Semana Santa, como durante las fiestas patronales de la Virgen de la Antigua. Si lo tuyo son las aglomeraciones y disfrutar de gentío, entonces tienes que ir el 15 de agosto, cuando Almuñécar celebra el día más grande de sus fiestas patronales. Ese día se realiza una procesión marítimo-terrestre y un gran castillo de fuegos artificiales, en la Playa de Puerta del Mar y en los Peñones de San Cristobal.

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario