• Síguenos

CASTILLEJO DE CHITE Una fortificación de época Íbera

CERRO DEL CASTILLO - CHITE

CERRO DEL CASTILLO – CHITE

Siempre que podemos nos acercamos a lugares donde sabemos que existió algún tipo de baluarte defensivo, porque son uno de los elementos del patrimonio histórico granadino que más nos llama la atención. 

Cada vez que visitamos estos enclaves se pone en marcha la maquinaria imaginativa que intenta idear cómo se conformaban sus estructuras. Además nos gusta fantasear sobre la manera que se desarrollaban las batallas y la vida cotidiana. 

Para ello siempre ayuda, cuando la fortificación no está en óptimas condiciones de conservación, encontrar algunos restos de muros, torres, o aljibes. Pero, en la imagen que traemos hoy del Castillejo de Chite, apenas veremos un pedazo de tierra cultivada. Sin embargo, este es un enclave que merece la pena conocer. 

El Castillejo de Chite

Chite es una de las localidades más pequeñas del Valle de Lecrín. Su casco urbano, separado en dos barrios (Alto y Bajo), y conformado por estrechas callejuelas, algunas con tinaos y otras sin salida, sigue manteniendo la esencia de los pueblos moriscos.

Su población se ha dedicado desde tiempos inmemoriales al sector primario, fundamentalmente, a la agricultura. 

El asentamiento humano en Chite se remonta a la prehistoria. Es precisamente en el cerro del Castillo, lugar donde los almohades levantaron una fortaleza, donde se han encontrado una gran cantidad de cerámicas que van desde el Bronce Final, hasta el siglo XIII, pasando por el periodo íbero y romano. 

CERRO DEL CASTILLO - CHITE 2

CERRO DEL CASTILLO – CHITE

El Castillo de Chite se encontraba coronando un cerro amesetado de planta rectangular y esquinas redondeadas, en la confluencia del río Izbor y de la rambla de Chite, que actualmente se asoma al pantano de Béznar. 

El Valle de Lecrín es un amplio territorio, que por su posición estratégica, a medio camino entre las comarcas del Temple, la Vega del Genil, la Costa Tropical, y la Alpujarra, tuvo que ser, desde la llegada de los íberos, protegido mediante bastiones defensivos. Los árabes, en el siglo IX, reforzaron este territorio levantando los primeros castillos en Nigüelas y en Chite. Estas estructuras defensivas serían completadas, más tarde, con otros castillos menores (en Restábal, Lojuela, Mondújar y en Dúrcal), torres de alquería, situadas cerca de los mismos núcleos poblacionales, y con torres atalayas que se emplazaban en lugares elevados y retirados de las poblaciones. 

El Castillejo de Chite, estuvo probablemente asociado al control de la vía de comunicación Granada-Costa.

Del antiguo castillo se conservan, en el flanco Oeste, restos de un muro de tapial de unos 80 metros de longitud, un metro de altura y 70 centímetros de espesor. Dicho muro monta sobre una cimentación escalonada de mampostería de lajas, que a la vez, sirve de nivelación del terreno para apoyar el encofrado, y para evitar así la humedad por capilaridad en el tapial. En los lados Este y Sur, a duras penas se observan otros restos de muros de tapial. 

VISTA SATÉLITE - CASTILLO DE CHITE

VISTA SATÉLITE – CASTILLO DE CHITE

Gran parte de los muros originales de la fortaleza han sido reaprovechados, en épocas posteriores. Con ellos se construyeron las paratas agrícolas, una era, y un cortijo, situados todos en las inmediaciones del yacimiento arqueológico. Mientras que el espacio a intramuros del baluarte ha sido adaptado para el cultivo.

Los historiadores Carlos González Martín y José Antonio Esquivel Guerrero, abogan porque la fundación de este espacio, delimitado por un muro a modo de defensa, pueda ser datado en el período Ibérico Antiguo (siglos VII-VI). Este período pondría en relación el yacimiento de Chite con otros del entorno como son el de Baños de la Malahá, y el de Cerro de los Molinos. Así mismo tendría como función el control de la principal vía de comunicación que unía Granada con la costa.

En época altomedieval islámica, bajo el dominio del califato cordobés, se produjo una nueva ocupación del yacimiento, con el refuerzo de su línea amurallada, y el levantamiento de muros con la técnica de tapial, de los cuales no ha quedado casi nada. El Castillejo de Chite se tuvo que abandonar mucho antes de la conquista castellana, y la alquería (pueblo rural) musulmana, durante la segunda rebelión de los moriscos, en el año 1568. En las crónicas de Luis de Mármol de Carvajal, sobre el alzamiento de los moriscos cuenta: 

Aquella noche se alojó el marqués de Mondéjar en el lugar del Chite, dos leguas de Dúrcal, que estaba despoblado, y el campo estuvo puesto en armas….

Por suerte han quedado los topónimos en Chite de Castillo del Mojinar, Barranco del Castillejo, o Cerro del Castillo.

Bibliografía principal: 

  • Libros de apeo y repartimiento de los lugares de Chite y Talará (valle de lecrín)- Autores: Manuel Espinar Moreno, Carlos González Martín, José Manuel Espinar Jiménez
  • El Castillejo de Chite. Un yacimiento ibérico en el Valle de Lecrín (Granada) – Autores: Carlos González Martín y José Antonio Esquivel Guerrero

CASTILLEJO DE CHITE Una fortificación de época Íbera
5 (100%) 9 vote[s]

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *