• Síguenos

CASTILLO DE LOJUELA Una de las fortalezas más antiguas del Valle de Lecrín

CASTILLO DE LOJUELA

CASTILLO DE LOJUELA

El Valle de Lecrín es un amplio territorio, enclavado en la vertiente meridional de Sierra Nevada. Estaba constituido durante la ocupación musulmana por alquerías o barrios integrados en entornos agrícolas. Además, su situación geográfica, entre las comarcas del Temple, la Vega del Genil, la Costa Tropical, y la Alpujarra, hizo que durante la dominación árabe se conformara la zona como un espacio fronterizo. 

Se construyeron bastiones defensivos repartidos por todo el Valle de Lecrín. Se levantaron castillos, torres de alquería y torres atalayas, que controlaban el paso de personas y mercancías.

Entre los castillos menores que se conservan en el Valle de Lecrín, se encuentran el Castillo de Mondújar, el Castillo de Restábal, el Castillo de Dúrcal o Peñón de los Moros, el Castillo de Lanjarón y el Castillo de Lojuela. Este último es una de las edificaciones más antiguas de la comarca.

Lojuela

El Castillo de Lojuela perteneció a la alquería del mismo nombre. La población lindaba con los términos de Dúrcal, Cónchar, Restábal y Melegís. Murchas era la alquería más cercana, a menos de 100 metros, por lo que no es de extrañar que Lojuela fuera engullida por el término de Murchas. 

Dibujo del pueblo de Murchas y de la antigua alquería de Lojuela

Dibujo del pueblo de Murchas y de la antigua alquería de Lojuela

El topónimo de Lojuela, Aleuxa o Leuxa, provine del árabe, y puede significar laja o piedra plana que se usaba para cubrir los terrados de launa اللوشة (al-Lawsa). Esta alquería estaba constituida por 22 viviendas, distribuidas en dos barrios, el de Arayael y Alcudia. 

Sus habitantes se dedicaban fundamentalmente a la agricultura. Destacaban las plantaciones de olivos, viñas, cultivos de secano, y árboles frutales. Entre las edificaciones más importantes de la alquería de Lojuela se encontraba un horno para cocer pan, la mezquita, un macaber (cementerio musulmán), y el castillo.

Esta alquería quedó despoblada en el último tercio del siglo XVI, tras la segunda sublevación de los moriscos. 

El Castillo de Lojuela

El castillo de Lojuela se encuentra a 600 metros de altitud. Corona un pequeño cerro, que desciende casi verticalmente por uno de sus lados, sobre la margen izquierda del río Dúrcal.

Se piensa que el Castillo de Lojuela fue construido en la época emiral, siglo XI. En su entorno hay un yacimiento prehistórico, donde se pueden encontrar abundantes restos cerámicos de época ibérica y romana, que se han utilizado incluso en la construcción del tapial del castillo. 

El Castillo de Lojuela es de planta poligonal, está formado por dos estructuras bien diferenciadas: una Torre y parte de una muralla.

TORRE - CASTILLO DE LOJUELA

TORRE – CASTILLO DE LOJUELA

La Torre fortificada está asentada en el extremo Noreste de la fortaleza, es la parte más elevada del conjunto. Es de planta rectangular, sus dimensiones son de 9,85 metros por 7,85 metros. 

La parte baja de la torre, hasta los 4 metros de altura, está realizada de mampostería. Sobre ella se levantan muros de tapial, terroso de color ocre-rojizo, pobre en cal. Estos muros contienen, en su interior, abundantes fragmentos de cerámica romana. El exterior de la torre conserva parte del enlucido, aunque se aprecian las huellas propias del encofrado. Las esquinas de los muros están reforzadas con sillarejos.

Aunque la extrema cercanía al río, donde coger agua, hacía que no fuera necesario que el castillo de Lojuela tuviera aljibe, lo cierto es, que no se sabe con exactitud si hubo o no algún tipo de aljibe. Algunos historiadores plantean que pudo haber uno bajo la torre. 

La torre, que servía para alojar a la guarnición, está integrada dentro de un recinto amurallado. El flanco Oeste del Castillo de Lojuela carece de muro perimetral, al aprovechar al máximo, lo abrupto del terreno, haciendo la propia roca de defensa natural. Existen pequeños muretes, de los que se conservan restos entre las peñas

TORRE Y MURO- CASTILLO DE LOJUELA

TORRE Y MURO- CASTILLO DE LOJUELA

Al Sureste del conjunto defensivo, todavía queda en pie un gran lienzo de muralla de más de 40 metros. Su altura en algunos puntos sobrepasa los 6 metros. Esta muralla es escalonada con el fin de adaptarse a la fuerte pendiente del terreno. Está construida con tapial muy pobre en cal. Al igual que el torreón, la muralla perimetral está construida sobre otra obra de mampostería. 

Los mampuestos del muro están nivelados con grandes ripios, que en algunos casos aparentan auténticas verdugadas, sirviendo, tanto de asiento y nivelación del encofrado del tapial, como para impedir la absorción de humedad por capilaridad. 

El paramento exterior conserva en buen estado su enfoscado, mientras que el interior se conserva muy degradado, habiendo perdido todo el enlucido.

En el interior del recinto se pueden apreciar restos murarios que configuran las habitaciones de posibles viviendas.

¿Cómo llegar al Castillo de Lojuela?

Llegar hasta el Castillo de Lojuela no es complicado, aunque hay que estar atento a las señales. Un enjambre de caminos rurales, que van a parar a las diferentes tierras de labor, se distribuyen entre el Castillo de Lojuela y el pueblo de Murchas. 

Se puede acceder en vehículo de motor hasta unos 200 metros del castillo. La manera más sencilla es, una vez que hayas llegado al pueblo de Murchas, dile al GPS del teléfono móvil que te lleve hasta “La Finca del Castillo Arabe”, que es un hotel rural. Unos 200 metros antes de llegar al hotel rural ya se ve el castillo, gira a la izquierda por una pronunciada pendiente. Aparca cuando puedas y el resto hay que realizarlo a pie. Nosotros decidimos ir al Castillo de Lojuela, caminando desde el pueblo. El camino está señalizado con unos carteles que indican la dirección correcta y tienen un circulo azul en el centro.

CASTILLO DE LOJUELA Una de las fortalezas más antiguas del Valle de Lecrín
5 (100%) 5 votes

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario