MONUMENTO DE ABDERRAMAN I Conmemora el desembarco de este príncipe Omeya en las costas de Almuñécar

MONUMENTO DE ABDERRAMAN I

MONUMENTO DE ABDERRAMAN I

En la falda del Peñón del Santo, encontramos una gigantesca estatua de casi 5 metros de alto, que representa a Abderraman I, y que conmemora el desembarco de este príncipe Omeya en las costas de Almuñécar en el año 755.

Esta escultura monumental está realizada por el escultor Miguel Moreno Romera, en bronce fundido, cincelado y patinado. El monumento se levantó frente a la plaza, que también lleva el nombre del emir, y que fue inaugurada en 1984, coincidiendo con la celebración del I Encuentro Hispano Árabe celebrado en Almuñécar.

El monumento a Abderraman I fue la primera obra monumental del escultor granadino en la ciudad sexitana. Miguel Moreno Romera ha realizado más obras para esta ciudad, entre ellas, el Monumento al agua, situado en la Estación de Autobuses, la escultura Homenaje a los Hombres del Campo, en una isleta de la Carrera de La Concepción,  el Monumento a los Fenicios ubicada en el Paseo del Altillo, o el busto del cantaor Rafael Muñoz, que se encuentra en la plaza Los Carrascos .

Abd al-Rahmán I al-Dahil más conocido como Abderraman I
MONUMENTO DE ABDERRAMAN I - A LOS PIES DEL PEÑÓN DEL SANTO

MONUMENTO DE ABDERRAMAN I – A LOS PIES DEL PEÑÓN DEL SANTO

Según cuenta la historia Abderraman I, era un príncipe de la dinastía de los califas Omeyas de Damasco. Logró salvar su vida en la matanza de Abú Futrus, sufrida por su familia en el año 750 a manos de los Abasidas. Los abasidas persiguieron a sus enemigos sin piedad, mataron a su hermano, y él se salvó huyendo primero a Palestina, Siria y después al norte de África, hasta llegar cerca de Ceuta, donde fue acogido por la tribu de Nafta de la que era originaria su madre.

Abderramán I, embarcó para llegar a las costas de Granada en el año 755, con la intención de buscar nuevos seguidores y alcanzar el poder que no había logrado en África. En aquellos años Al-Andalus era un territorio debilitado por los continuos enfrentamientos tribales. Un año más tarde de llegar a tierras peninsulares, Abderramán I derrotó al emir Yusuf al-Fihrí y tomó Córdoba, donde fue proclamado emir independiente de Al-Ándalus

Abderraman I, fue el primer emir Omeya de Al-Andalus, iniciador de una dinastía y de un régimen político, constituyendo el Al-Andalus Omeya, uno de los estados más importantes del Occidente altomedieval, que pervivió casi tres siglos, hasta la caída del califato en el año 1031.

Abderraman I era conocido como, “el Inmigrado”. En la roca, debajo de la estatua sexitana, hay una placa que recuerda con estas palabras lo lejos que está de su tierra: ¡Oh palmera! tu eres como yo extranjera en occidente alejada de tu patria.

Casa Rural el Secreto del Olivo

Deja una respuesta

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to MONUMENTO DE ABDERRAMAN I Conmemora el desembarco de este príncipe Omeya en las costas de Almuñécar

  1. Pingback: EL PEÑÓN DEL SANTO - RINCONES DE GRANADA

  2. Pingback: HOMENAJE A LOS HOMBRES DEL CAMPO. - RINCONES DE GRANADA

  3. José Sorroche Baldomero says:

    Yo fui modelo de la escultura de Abderraman

  4. Pingback: MONUMENTO A LOS FENICIOS - RINCONES DE GRANADA

  5. Pingback: MONUMENTO A RAFAEL MUÑOZ BARBERO - RINCONES DE GRANADA

Deja un comentario