ALCAZABA DE ZÚJAR Formó parte del sistema defensivo de Baza

ALCAZABA DE ZÚJAR - Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano.

ALCAZABA DE ZÚJAR – Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano.

Zújar formó parte del sistema defensivo que los árabes habían desplegado en torno a Baza. Esta defensa estaba constituida por las fortificaciones de Huéscar, Orce, Caniles, Benzalema, Benamaurel, y Zújar, y se completaba con torres-atalayas en Gorafe, Gor, y Freila.

En las inmediaciones de Zújar se encontraban las torres de los Morrones, del Mazaile, Ermita Vieja y Torre de la Luna.

La Alcazaba de Zújar, se enclavaba en lo alto de un promontorio en la confluencia de las ramblas del Carrizal y Abatel, cuyas aguas van a parar al embalse del Negratín.

La fortaleza se construyó en época califal, siendo ampliada y remodelada en época almohade y restaurada durante la dominación Nazarí.

 De la fortificación que según las crónicas de la conquista, allá por finales del siglo XV, estaba bien defendida y era casi inexpugnable, apenas han llegado hasta nuestros días unos exiguos restos. Observando bien el escarpe que se yergue desde el lecho fluvial, además de ver una infinidad de casas-cuevas, se aprecian en el flanco Este, vestigios de muros de mampostería y rellenos de torres, de clara factura árabe. En la plataforma superior no ha quedado nada.

Al igual que otras fortificaciones de la época, ha de suponerse que la alcazaba de Zújar, contaba con uno o varios aljibes. No han quedado restos ni del aljibe ni de la cisterna, que debía estar en la parte superior.

RESTOS DE TAPIAL - ALCAZABA DE ZÚJAR

RESTOS DE TAPIAL – ALCAZABA DE ZÚJAR

El hecho de que las paredes escarpadas del cerro, idóneas para la defensa, estén constituidas por limos y arenas compactadas, ha contribuido junto a la falta de un apoyo firme, a que los muros perimetrales de la Alcazaba se hayan caído con facilidad. Pero, también ha influido en su progresivo deterioro, la existencia de cuevas en todo el conjunto, algunas de ellas habitadas,  cuyas chimeneas salen al exterior atravesando la capa de relleno, y modificando sensiblemente el paisaje.

En la cara Norte se aprecia un terraplén realizado con máquinas excavadoras que ha destruido algunos restos de la Alcazaba. Se han podido recuperar, fragmentos de cerámica de época nazarí e incluso almohade.

En 1993 se perdió una gran torre en el ángulo suroeste por el deslizamiento del terreno. En marzo de 2017 se produjo otro desplome de la Alcazaba, esta vez enormes piedras llegaron hasta las puertas de las casas, teniendo que desalojarse 15 viviendas situadas en la base del cerro.

En cuanto a la historia contar que Zújar fue un importante bastión árabe en la defensa de la comarca.

Los Reyes Católicos, tras la conquista de Málaga, se propusieron atacar las posiciones de “El Zagal”, eligiendo la capital bastetana como uno de los primeros puntos a tomar.

Baza tiene una privilegiada situación estratégica en las comunicaciones y en el abastecimiento desde Jaén, Murcia y Guadix.

El cerco a Baza comenzó con la conquista previa de Zújar, pues Fernando el Católico no quería dejar la retaguardia al descubierto. El monarca nunca pensó que tomar Zújar le costaría tanto trabajo, ya que otras fortalezas mayores se habían rendido con la sola amenaza de recibir fuego artillero del ejército cristiano. Sin embargo, Zújar resistió con fiereza varios días.

ALCAZABA DE ZÚJAR

ALCAZABA DE ZÚJAR

En mayo de 1489 las huestes castellanas, capitaneadas por el Adelantado de Quesada, comenzaron el asalto a la Alcazaba de Zújar, pero aunque los soldados musulmanes que eran menos presentaron una dura batalla.

Para la rendición de Zújar fue definitivo que las tropas castellanas dispusieran de grandes lombardas, que  abatían las murallas con bolas de hierro y piedra. A pesar de que estas piezas de artillería solo podían disparar un proyectil cada hora, y que las piezas más ligeras como los falconetes impedían que los sitiados las repararan, se tardó ocho días en tomar Zújar.

Los que defendían la Alcazaba se valieron de calderas llenas de fuego o aceite hirviendo, y mucha paciencia para repeler a los cristianos, porque sabían que cuanto más tiempo retuvieran a las tropas cristianas, más tiempo tendría el Zagal para reforzar Baza. Y así fue Sîdi Yahyâ, llevó a la capital bastetana desde Almería 400 jinetes y 4000 soldados más.

Fernando el Católico, siendo consciente de el tiempo jugaba en su contra tuvo que conceder capitulaciones favorables a los de Zújar, los defensores consiguieron salvoconductos para pasar a Baza. Después de la caída de Zújar se rindieron otras ciudades de alrededor, como Bacor, Freila, y Caniles.

Tras la conquista la Alcazaba de Zújar cayó en desuso y abandonada.

La Alcazaba de Zújar está considerada como Bien de Interés Cultural (B.I.C.) desde Junio de 1985.

Deja una respuesta

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario