• Síguenos

CARMEN DE LA VICTORIA Un privilegiado mirador para contemplar la Alhambra. 

PUERTA - CARMEN DE LA VICTORIA

PUERTA – CARMEN DE LA VICTORIA

Subiendo por la albaicienera Cuesta del Chapiz, y un poco más arriba del cruce con la Calle San Juan de los Reyes, nos encontramos, a mano izquierda, con el Carmen de la Victoria, un espacio destinado, desde mediados del siglo XX, a residencia universitaria. Cuenta con 31 habitaciones, comedor, salas de exposiciones, una zambra flamenca, biblioteca…, pero sin lugar a dudas, el Carmen de la Victoria es un privilegiado mirador para contemplar la Alhambra. 

Aunque lo que podemos ver del Carmen de la Victoria data del XIX, bajo sus cimientos esconde muchos siglos más de historia. 

Este sector del Barrio del Albaicín estaba compuesto, durante la dominación musulmana, por cármenes a un lado y a otro de la muralla, levantada a finales del siglo XI. Esta muralla era conocida como cerca de Axares, y tenía cuatro puertas que permitían el acceso a la Alcazaba Qadima.

Tras la conquista castellana, en la zona comprendida entre el Paseo de los Tristes hasta el actual Carmen de la Victoria, se instalaron los frailes de la Orden de Mínimos de San Francisco de Paula, que construyeron un Convento y varias huertas a su alrededor.

Convento de la Victoria

- CARMEN DE LA VICTORIA

– CARMEN DE LA VICTORIA

El Convento de la Victoria fue fundado en 1509. La iglesia se terminó de construir en 1518. Era de estilo gótico, en ella destacaba su magnífica portada, una escalera con bóveda de piedra, ricos artesonados mudéjares y renacentistas, así como un retablo de Pedro Machuca. Tenía un hermoso claustro renacentista, de la primera mitad del siglo XVI, de dos cuerpos de galerías sostenidos por columnas dóricas. 

En la iglesia del convento estuvieron enterrados personajes ilustres, entre ellos D. Sancho de Nebrija y San Juan de Dios, éste último en la capilla de los Señores de Pisa, hasta 1664 en que sus restos se trasladaron al Hospital de San Juan de Dios.

Frente a la puerta, se alzaba una famosa y costosa cruz de piedra de alabastro y jaspe, bastante corpulenta, en torno a la que solía haber celebraciones y fiestas durante el mes de Mayo.

Tras la exclaustración y la desamortización del siglo XVIII, los frailes fueron expulsados, las imágenes llevadas a otros templos, entre ellos, a la cercana iglesia de San Pedro y San Pablo. La demolición de la iglesia tuvo lugar en 1843, y el Convento se dedicó a cuartel hasta 1847. Posteriormente fue destinado a hospital hasta 1860. Incluso se pensó en establecer en el Convento de la Victoria el Hospital militar. Sin embargo, el costo de rehabilitar el convento era excesivo, por lo que se desechó esta opción. El estado de ruina y total abandono del ex-convento, provocó que se demoliera a finales del siglo XIX.

BAILARINA - CARMEN DE LA VICTORIA

BAILARINA – CARMEN DE LA VICTORIA

Las fincas que poseían los frailes fueron divididas y vendidas a familias acaudaladas de Granada. Entre estas tierras se encontraban las huertas y el cementerio donde enterraban a los frailes, lugar donde posteriormente se construirá el Carmen de la Victoria.

En 1937 la Asociación Granadina de Caridad construyó un orfelinato en el emplazamiento que ocupaba el Convento de la Victoria. En las huertas superiores del convento, el Padre Antúnez construyó un carmen que sirviera de vivienda

Carmen de la Victoria 

En 1944 la Universidad de Granada adquirió dos parcelas, el carmen del Pencal y el carmen del Olivarillo, y se produjo el ajardinamiento de las antiguas huertas. Esta remodelación se hizo a partir de 1945 bajo la dirección del arquitecto Francisco Prieto Moreno, según los criterios del regionalismo, tendencia dominante en la época.

Posteriormente, el viejo carmen fue derribado y se construyó el edificio actual siguiendo las trazas del arquitecto Miguel Olmedo Collantes, autor de entre otros trabajos, de la disposición de los actuales Jardines del Triunfo, el diseño del Campo del Príncipe, el Hotel Meliá, la antigua estación de autobuses de Alsina Graells, el Cine Regio, la construcción del Teatro Isabel La Católica, y el edificio Olmedo

PILAR - CARMEN DE LA VICTORIA

PILAR – CARMEN DE LA VICTORIA

La zona más antigua del actual Carmen de la Victoria es el paseo de los cipreses, que se encuentra en su parte alta. En el encontramos frutales, plantas ornamentales, y setos, además de pequeñas fuentes. 

Entre los elementos más significativos con los que cuenta el  jardín del Carmen de la Victoria destaca una bella bailarina. Las “bailarinas” son estructuras realizadas, por lo general, con ocho cipreses columnares, que se sitúan en los cruces de caminos de los jardines y huertos, dispuestos en torno a una fuente central. A unos dos metros de altura las columnas se ramifican en tres direcciones, dos de ellas hacia los laterales para formar un arco de entrada en cada camino, y la tercera continúa hacia arriba curvándose para buscar la vertical del centro de su glorieta. La ramificación vertical vuelve a dividirse varias veces para formar arcos. El resultado es una bóveda de forma semiesférica o ligeramente ovoide, con un encaje abierto de arcos de ciprés que unen de diversas formas los ocho nervios principales. Estos ornamentos que recuerdan los nervios de los cruceros góticos, tuvieron un fuerte auge durante los siglos XIX y XX. 

Las apariciones del Carmen de la Victoria

Como hemos contado antes, la parte posterior del Convento de la Victoria fue el lugar de enterramiento de los frailes. Durante las obras de construcción de la cueva flamenca del Carmen de la Victoria se exhumaron varios restos óseos. 

FUENTE - CARMEN DE LA VICTORIA

FUENTE – CARMEN DE LA VICTORIA

Quizás por la sugestión de las personas que conocen lo que su subsuelo esconde, o por que es un lugar cargado de energía, el hecho es que aquí se han documentado varios acontecimientos inquietantes. 

En el libro “Casas encantadas enigmas y lugares de poder en Granada” escrito por Rafael Casares podemos leer como Fermín, un albaicinero que vivía en la década de los 70 del pasado siglo en el Carmen de la Victoria, se despertó por la noche y vio a su lado, durante unos segundos, como una cabeza humana estaba suspendida en el aire, esta era calva, de color gris y sin facciones internas. En 1972 Fermín vio en la entrada de su habitación a tres personas vestidas con frac y sombrero, luciendo una barba cuidadosamente recortada que le apagaron la luz. Otra de las veces, ya en la década de los 80, vislumbró una silueta blanco-plateada, alargada y femenina, que caminaba como deslizándose flotando a ras del suelo, pero sin llegar a tocarlo.

Estos fenómenos extraños también los protagonizaron otros miembros de la familia de Fermín. Rafael Casares nos relata un pasaje donde la hermana de Fermín presencia un caso de suplantación, e incluso observó en diferentes ocasiones a una “niña fantasma”.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario