• Síguenos

CASTILLO DE ÍLLORA Una fortaleza terminada de restaurar en 2018

CASTILLO DE ÍLLORA

CASTILLO DE ÍLLORA

Han tenido que pasar más de seis años, desde que se comenzaron las obras de restauración del Castillo de Íllora, para que podamos pasear, de nuevo, por el interior de esta fortaleza.

Íllora forma parte de la comarca de los Montes Orientales. Cierra la vega granadina, tanto por el Norte como por el Noroeste, con su espectacular sierra de Parapanda.

El Castillo de Íllora se alza desde el siglo XI, en lo alto de un promontorio rocoso. Fue, junto con el Castillo de Moclín, una de las defensas más importantes del Reino nazarí. Entre los dos dominaban los pasillos que comunicaban esta parte de Granada con el Valle del Guadalquivir y el Subbético Cordobés, controlado por los caste­llanos desde el siglo XIII.

Tras la toma de Alcalá la Real, a manos castellanas, las fortalezas de Colomera, Moclín, Íllora y Montefrío tuvieron que cumplir un papel preferente en la defensa de Granada. Fueron estos baluartes los primeros de la linea fronteriza, entre la Granada musulmana y Jaén cristiano, quienes avanzaban a paso firme hacia la capital del reino nazarí. Todas estas defensas se reforzaron, en el siglo XIV, para resistir la nueva artillería que portaban las tropas cristianas. 

CASTILLO DE ÍLLORA

CASTILLO DE ÍLLORA

Con la caída de la Alcazaba de Loja, en mayo de 1486, las demás que estaban cerca, fueron cayendo al poco tiempo. El Castillo de Íllora fue tomado el 30 de mayo de 1486. 

Gonzalo Fernández de Córdoba, “el Gran Capitán”, fue nombrado alcaide y tenente de la fortaleza de Íllora. 

El Castillo de Íllora, tras perder su función defensiva, fue abandonándose poco a poco, a partir del siglo XVI. El último tenente de la fortaleza de Íllora, fue el capitán Navas de Peralta, en el año 1577. 

En el siglo XVI se cegó la puerta de comunicación con el adarve, y se habilitó una nueva entrada a la villa. A finales de esa centuria se procedió a la demolición o destrucción intencionada de la mayor parte de la fortaleza. Su interior fue saqueado hasta el extremo, siendo utilizado como cantera de materiales constructivos para muchas de las casas, levantadas desde el siglo XVII hasta bien entrado el XIX, en el pueblo. Además en su interior, al igual que pasó con el Castillo de Zagra, fue utilizado como tierras de cultivo.

El Castillo de Íllora

El Castillo de Íllora se construyó con dos técnicas distintas. Por un lado, sus muros perimetrales estaban levantados con tapial sobre otra obra de mampostería, mientras que las partes más sólidas como las torres, se edificaron de mampostería dis­puesta en hiladas, separadas por verdugadas de ripios, y de ladrillos en algunos casos. Tenía refuerzos en sus esquinas de sillares de piedra arenisca.

PLANO - CASTILLO DE ÍLLORA

PLANO – CASTILLO DE ÍLLORA

El Castillo de Íllora, tiene una estructura un tanto peculiar, es al mismo tiempo fortaleza y núcleo poblado. Está formado por tres recintos: la villa, la alcazaba y el arrabal.

La Villa – Castillo de Íllora

El primer recinto de la fortaleza es de planta de tendencia circular. Se encuentra en la ladera Este de la peña, donde la pendiente es menos pronunciada y el acceso resulta más fácil. Aquí se encontraba la villa. Se ha perdido casi todas las murallas de tapial de este recinto. La muralla termina en una torre de base cuadrada, que conserva una habitación interior, a la que se accede por su frente Oeste. Este espacio debió estar cubierto por una cúpula cerrada. 

La villa se abandonó en el primer cuarto del siglo XVI. La integraban distintas edificaciones, la mayoría de un solo habitáculo. Algunas cuentan con patio central. En este espacio convivían pequeñas tiendas, viviendas, almacenes, corrales y hornos. 

Destaca una edificación sobre todas las demás. Es de mayor tamaño y calidad constructiva que las otras, pudiendo ser una pequeña alhóndiga.

CASTILLO DE ÍLLORA

CASTILLO DE ÍLLORA

La trama urbana, estaba organizada en sectores, con estrechas calles en ángulo y adarves que facilitaban su defensa. 

La calle principal, discurría adosada a las defensas surorientales de la fortaleza, permitiendo acceder a la alcazaba y con el otro barrio, “El arrabal”.

El acceso al primer recinto y por tanto al Castillo de Íllora, desde el exterior, se realizaba a través de una puerta cuyos cimientos son de época califal, que sufrió distintas intervenciones desde el siglo XI hasta el XVI. Pasó de ser un sencillo arco de herradura apuntado de ladrillo, a la actual puerta en recodo de época nazarí, con tres estancias conformadas por cuatro arcos.

Se conservan las quicialeras, los railes por dónde discurría el rastrillo, que cerraba la puerta, y la buhedera, hueco para atacar desde arriba protegiendo el portón y el rastrillo.

La Alcazaba – Castillo de Íllora

CASTILLO DE ÍLLORA

CASTILLO DE ÍLLORA

En la parte más elevada del cerro, se encuentra el siguiente recinto defensivo: la alcazaba. Su planta es de tendencia oval, y allí se encontraba la guarnición militar. Este espacio es conocido en Íllora, como “Dientes de la Vieja”, porque conserva los restos de tres almenas. Mide unos 65 metros de largo por 25 metros de ancho y se encuentra perimetrada por una muralla con cinco torres.

La Torre del Homenaje es, de todas las defensas de un castillo, la más importante, aunque poco se sabía de la del castillo de Íllora, hasta 2010. Ahora se conoce que la Torre del Homenaje de Íllora, fue levantada en el siglo XII y remodelada y ampliada posteriormente. Se construyeron un silo y un gran aljibe en su planta baja. 

En los últimos estudios arqueológicos se han podido documentar hasta cinco aljibes, uno de ellos bajo la torre del Homenaje, con capacidad para almacenar 470 metros cúbicos de agua. Sin embargo, los aljibes más importantes, son los dos que se encuentran en su centro y tienen distinta orientación. Ambos son de hormigón de cal, sobre el que se levantan bóvedas de ladrillo. 

El primer aljibe es rectangular, mide 9 metros de largo por 3,5 metros de ancho. Está cubierto por una bóveda de cañón, de la que se han conservado los arranques de ladrillo.

El segundo aljibe, está compuesto por tres na­ves paralelas en dirección Este-Oeste, separadas por arcadas de medio punto ligeramente apuntadas. Está cubierto, por tres bóvedas de las que se conservan los ladrillos del arranque. 

El Arrabal – Castillo de Íllora

El tercer recinto, es el arrabal. Se encuentra en la ladera suroeste. Su planta es casi triangular y está rodeado por el cortado de la roca. Conserva un lienzo con tres torres semicirculares, macizas y de dos cuerpos.

CASTILLO DE ÍLLORA

CASTILLO DE ÍLLORA

El Castillo de Íllora a día de hoy.

En 2010 comenzaron las obras de restauración del Castillo de Íllora, aunque mejor diríamos de reconstrucción, pues se han vuelto a levantar la mayoría de las estructuras que conformaban la fortaleza, tanto sus muros perimetrales, como de las torres, y de los aljibes. Estas son fácilmente reconocibles pues el flamante color claro de los mampuestos y el gris del hormigón delatan su reciente construcción.

Hoy en día, la estructura del Castillo de Íllora resulta reconocible, y es una visita indispensable, para conocer el devenir histórico de los últimos años de la guerra entre musulmanes y cristianos. 


Bibliografía principal:

  • La zona de acceso al Castillo de Íllora (Granada). Resultados de la intervención arqueológica de urgencia realizada en los alrededores de la torre-puerta.  AutoresAlberto García Porras, Eva Martín López, Sonia Bordes García.
  • La restauración del Castillo de Íllora 1ª fase. Autores: Paco Ibáñez Sánchez, Pablo Ibáñez Sánchez, Ángel Rodríguez Aguilera, Fernando Tomás Monteil

 

CASTILLO DE ÍLLORA Una fortaleza terminada de restaurar en 2018
5 (100%) 7 vote[s]

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *