CASA DE MANUEL GÓMEZ-MORENO Aquí vivió el autor de la primera Guía de Granada

CASA DE MANUEL GOMEZ-MORENO

CASA DE MANUEL GOMEZ-MORENO

En el barrio del Albaicín, justo debajo de la iglesia de San José, se encuentra la casa donde vivió Manuel Gómez-Moreno.

Allí una placa luce con el siguiente texto:

“A la memoria del insigne arqueólogo y pintor D. Manuel Gómez-Moreno González. (26 Junio 1834 – 20 diciembre 1918). Que vivió y murió en esta casa. El Excmo. Ayuntamiento de Granada MCMXLVIII”.

Desde que reabrió sus puertas el Museo Arqueológico de Granada de la Casa de Castril, teníamos pensado escribir sobre la vida de los Gómez-Moreno, pero entre unas cosas y otras no surgió el tema. Sin embargo, hoy se ha dado una curiosa coincidencia que nos brinda la oportunidad de hablar de Manuel Gómez-Moreno González, y de Manuel Gómez-Moreno Martínez, padre e hijo respectivamente, cuyas contribuciones son fundamentales en la historia de Granada. Nos llegó la notificación de que Alfredo Mederos había publicado un nuevo estudio titulado “La formación arqueológica y en historia del arte del joven Manuel Gómez-Moreno Martínez (1870-1899)”.

Para los que no conozcáis a Mederos deciros que es historiador y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. Leemos sus artículos, principalmente los relacionados con la cultura amazigue, los beréberes, fenicios y púnicos llegados a Canarias.

Manuel Gómez-Moreno González

Manuel Gómez-Moreno González nació en Granada en 1834, en el seno de una familia de comerciantes fabricantes de velas para la armada, que fueron a menos debido al auge de las máquinas de vapor. Su padre, Carlos Gómez-Moreno Puchol, fue librero y encuadernador en un modesto taller en la Alcaicería. 

El ambiente artístico en el que vivió desde joven, unido a sus propias aptitudes, le llevaron a formarse como pintor, dedicándose profesionalmente a dicho arte durante toda su vida. Sin embargo su gran autoexigencia hacía que no se sintiera satisfecho del todo con sus obras. Sus cuadros costumbristas, historicistas y religiosos han hecho que se considere a Gómez-Moreno González, como uno de los pintores granadinos más importantes del siglo XIX.

Pinturas de Manuel Gómez-Moreno González

Pinturas de Manuel Gómez-Moreno González

En 1869 consiguió una plaza fija como profesor de dibujo en el colegio San Bartolomé y Santiago, y más tarde entró a formar parte del profesorado de la Escuela de Artes y Oficios de Granada, de la que fue además director. 

Gómez-Moreno González pudo compaginar entonces la pintura con su pasión: la arqueología y la investigación artística.

Al final del siglo XIX, comenzaron a desarrollarse los primeros estudios científicos arqueológicos en Granada. Gómez-Moreno González hizo grandes aportaciones en los estudios de la Cueva de la Mujer de Alhama, el Cortijo de Daragoleja (Pinos Puente) y Medina Elvira.

PLACA - CASA DE MANUEL GOMEZ-MORENO

PLACA – CASA DE MANUEL GÓMEZ-MORENO

Cuanto más investigaba, más sentía la necesidad de crear un museo donde se pudieran guardar, cuidadosamente, las piezas arqueológicas de las que se iban teniendo noticias.  Las piezas eran de diversa procedencia, desde hallazgos arqueológicos hasta derribos de edificios y expolios. 

En 1869 comenzó, por encargo de la Comisión de Monumentos, el inventariado de las piezas que se iban acumulando. Esta labor duró hasta 1878. 

Actualmente es considerado el «padre» del Museo Arqueológico de Granada. Fue el primero en catalogar el Museo de Bellas Artes, e impartir talleres de restauración. También retomó un antiguo proyecto de instalar museos en el Palacio de Carlos V.

Manuel Gómez-Moreno González, además de ser defensor comprometido del patrimonio artístico de Granada, fue miembro de la Comisión de Monumentos, de la Academia de Bellas Artes y miembro fundador del Centro Artístico, Literario y Científico de Granada. 

En 1892 publicó la primera Guía de Granada, que a pesar de contar con más de 125 años de antigüedad, y de los avances en las investigaciones arqueológicas, sigue siendo un referente para muchas otras guías editadas de la ciudad. 

El libró salió firmado de una manera genérica por Manuel Gómez-Moreno, y aunque siempre se cita como obra de Manuel Gómez-Moreno González, lo cierto es que su hijo Gómez-Moreno Martínez colaboró ampliamente en él, especialmente en los aspectos relacionados con el arte islámico.

Manuel Gómez-Moreno Martínez.

VISTAS A LA ALHAMBRA - CASA DE MANUEL GOMEZ-MORENO

VISTAS A LA ALHAMBRA – CASA DE MANUEL GÓMEZ-MORENO

Manuel Gómez-Moreno Martínez, nació en Granada en 1870 en una antigua casa morisca del Albaicín. Fue el hijo mayor de Manuel Gómez-Moreno González y de Dolores Martínez Almirón. 

Estuvo influenciado por su padre, de ideas conservadoras y profunda fe cristiana, y por su abuelo paterno, un liberal afrancesado que le acompañó siempre que pudo en sus paseos por Granada. Su infancia no fue diferente a los otros niños de su mismo status hasta que a finales de 1878 toda la familia marchó a la capital de Italia, porque concedieron a su padre una beca para que se fuera a estudiar a Roma.

Manuel Gómez-Moreno Martínez durante su estancia en Roma tomó una conciencia más real de lo maravillosa que era la historia y el arte. Esta experiencia le marcó para toda su vida. 

Cuando volvió a Granada era ya un adolescente bastante maduro. Acompañaba a su padre en los viajes arqueológicos y escribía algunas notas y hacía dibujos. 

Su formación fue muy polifacética, al mismo tiempo que aprendía griego, árabe y perfeccionaba el latín. Se inició, junto a su padre, en las actividades del Centro Artístico con periódicas excursiones por el patrimonio granadino. 

Tan solo con 19 años realizó su primera publicación arqueológica seria, titulada “Monumentos romanos y visigóticos de Granada”.

Manuel Gómez-Moreno Martinez

Manuel Gómez-Moreno Martinez

Cursó la carrera de Filosofía y Letras en Granada. En los últimos años del siglo XIX, Manuel Gómez-Moreno Martínez, daba clases de Artes Decorativas en la Escuela de Artes y Oficios, siendo contratado en 1895 como profesor de Arqueología Sagrada y Dibujo en la Universidad-Seminario del Sacromonte. A partir de entonces comenzó un largo periplo de viajes, que en un principio le llevaron a Sierra Nevada y la Alpujarra, para después recorrer gran parte de Andalucía y finalmente Madrid, cuando contaba con apenas treinta años.

En los primeros años del siglo XX, Gómez-Moreno comenzó a realizar un Catálogo Monumental de Ávila. Desde esta provincia fue catalogando y estudiando los monumentos históricos de las provincias limítrofes. 

En estos años Manuel decide terminar su tesis y opositar para poder trasladar a su familia a Madrid, en Granada vivían su mujer y sus hijas. En 1912 consiguió la cátedra de Arqueología Arábiga en Madrid. 

Los primeros reconocimientos a su labor de investigación le llegaron en 1915 cuando fue nombrado Académico de la Historia, y en 1931 de las Bellas Artes de San Fernando.

Se jubiló de la docencia en 1935 cuando cumplió los sesenta y cinco años. Durante la Guerra Civil realizó una importante labor de Catalogación y recuperación del Tesoro Artístico nacional

Fue nombrado miembro de la Real Academia de la Lengua en 1942. Esto le animó a seguir investigando y escribir artículos sobre la Segunda Guerra Mundial. 

En 1951 fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Oxford, y se le ofreció, en 1956, la dirección de la Real Academia de la Historia, que rechazó en favor de Francisco Javier Sánchez Cantón.

Manuel Gómez-Moreno Martínez, colaboró cuanto pudo con su padre, y Torres Balbás para evitar destrucciones de inmuebles históricos de Granada, como el Corral del Carbón, donde pretendían levantar un cine, el palacio de Dar al-Horra, el Bañuelo

Apenas cinco meses después de haber cumplido cien años, falleció el 7 de junio de 1970.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario