MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA Creado a principios del siglo XVIII

MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA

MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA

Si has recorrido el Paseo de los Tristes, seguro que te habrás sorprendido de las maravillosas vistas de la Alhambra, o de la cantidad de monumentos históricos que se yerguen a la vera del Río Darro. Y si todavía no has venido, recordarte que es una de las visitas de obligado cumplimento cuando estés en Granada. Este paseo cuenta con inmuebles importantes y poco conocidos, uno de ellos es el antiguo Monte de Piedad de Santa Rita de Casia. 

El Monte de Piedad de Santa Rita de Casia es el edificio de color gris y beige, que se encuentra en el nº 51 de la Carrera del Darro, justo frente a la Casa de Chirimías y al Hotel Reuma.

Como preámbulo contar que los Montes de Piedad, nacieron en Italia en 1462, por iniciativa de los padres franciscanos de Perugia, para combatir los abusos de usureros y en defensa de las clases sociales más desfavorecidas.

En España existió algo similar, en el siglo XV, las llamadas “Arcas de Limosnas”, entidades que hacían préstamos de dinero, sin interés por especie. El préstamo se debía de devolver en menos de un año, en el caso de que no se hiciera, la entidad podía vender las prendas. Posteriormente, se crearon otros entidades de préstamo como las Arcas de Misericordia, Pósitos, Alhóndigas. Estas instituciones inicialmente se ocuparon del aprovisionamiento de grano en los años de bonanza, a fin de garantizar el consumo de pan, en los años de escasez, y más tarde se dedicaron a la concesión de préstamos en especie.

El primer Monte de Piedad, propiamente dicho, con la misma filosofía que la italiana, apareció en Madrid, en 1702, por iniciativa del sacerdote aragonés Francisco Piquer y Rudilla.

Monte de Piedad de Santa Rita de Casia

MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA-

MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA-

En 1740 el fraile Isidro Antonio Sánchez Jiménez, creó en el  convento de los agustinos de Granada (actual Mercado Municipal de San Agustín), el Monte de Piedad de Santa Rita de Casia. Esta entidad tenía varios objetivos, perpetuar el culto a Santa Rita, aportar recursos para sus fines religiosos, aliviar a los pobres en sus necesidades proporcionándoles la posibilidad de empeñar sus objetos de manera gratuita librándoles así de la usura, y obtener dinero para pagar la dote de las huérfanas de los hospicios de la ciudad, que quisieran entrar en institutos religiosos.

En 1743 el rey Felipe V expidió una Real Cédula para que el Monte de Piedad funcionara bajo el Real Patronato, y bajo la jurisdicción de un Juez Protector, que sería uno de los Oidores de la Real Chancillería.

El Monte de Piedad quedó autorizado a dar préstamos por una cuantía máxima de 750 reales de vellón, por un período de cuatro meses y un día, tomando como garantía toda clase de alhajas y ropas de seda, ante y lino que estuviesen en buenas condiciones, de manera que se pudieran vender fácilmente. Quedó prohibida la admisión de cualquier tipo de prenda que pudiera verse sometida a depreciación. Se autorizó también la admisión de depósitos monetarios voluntarios en la cuantía y por el importe que sus dueños quisieran hacerlo.

En un primer momento se habilitaron habitaciones en el convento, para proveer a este servicio gratuito de préstamo o ahorro. Tres religiosos administraban el Monte de Piedad, que luego fueron sustituidos por tres responsables de confianza. Cada uno de ellos, disponía de una llave de un arquetón donde se guardaba el dinero, los documentos y las joyas empeñadas.  Ninguno de los tres disponía a solas del dinero guardado.

MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA

MONTE DE PIEDAD DE SANTA RITA DE CASIA

La función de la entidad era benéfica y humanitaria, los agustinos no cobraban interés ni sueldo, al igual que sus colaboradores. Las oficinas solo abrían los domingos, lo que colapsó la institución. Los fondos iban creciendo a un ritmo vertiginoso, y la entidad no podía atender a sus depositarios. Esto llevó a que en 1765 se iniciaran las obras de adecuación de un inmueble en el nº 51 de la Carrera del Darro, para instalar allí unas oficinas, que abrieran todos los días y donde los trabajadores cobrarían un sueldo.

El inmueble además estaba vigilado las 24 horas por alguaciles, que con un campanillo avisaban cuando había cualquier incidente.

Gallego Burín en su Guía de Granada nos cuenta que el edificio está flanqueado por dos torres, teniendo bajo estas, en la planta inferior, portadas de piedra de Sierra Elvira, una de las cuales daba acceso a un oratorio (desaparecido) dedicado a Santa Rita.

La imagen de Santa Rita que había en la ermita se trasladó al parecer durante la invasión francesa a la Iglesia de San Pedro y San Pablo, y volvió a su sede, tras la marcha de las tropas napoleónicas. La ermita estuvo abierta hasta 1848.

En 1866, tras una serie de años difíciles, la institución sufrió una crisis general, que afectó a sus directivos, los cuales fueron acusados de mala gestión, llevando a tres de ellos a la cárcel. Todo esto obligó que el Monte de Piedad de Granada cerrara sus puertas y terminara una institución de casi 125 años de existencia.

En 1893 apareció una nueva entidad, el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Granada, que abriría sus puertas en la Calle Jesús y María. 

Bibliografía principal:

Las Cajas de Ahorros en la historia Andalucia – Manuel Titos Martinez – Catedrático Historia Contemporánea Universidad de Granada

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario