• Síguenos

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA Perteneció al Sistema defensivo árabe del Altiplano.

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA 3

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

Si has decidido acercarte hasta Orce, para visitar el Castillo de las Siete Torres, la iglesia de Santa María de la Anunciación, el Palacio de los Segura, o cualquier otro inmueble del rico patrimonio que acoge el casco urbano de esta villa, te proponemos entonces, que no te marches de la localidad, sin antes visitar sus alrededores, y más concretamente la Torre Atalaya de la Umbría. 

La Atalaya de la Umbría perteneció al sistema defensivo nazarí, levantado a finales del siglo XIV.

Sistema defensivo árabe en el Altiplano.

Desde la llegada de los Omeya al altiplano granadino, se erigieron un buen número de fortalezas, junto a los caminos más importantes de toda la frontera. Estas defensas vigilaban el paso de personas y mercancías por sus tierras. 

El número de fortalezas se vio incrementado con la llegada de los nazarís al poder. Estos aprovecharon el impresionante relieve montañoso que les rodeaba. Crearon una poderosa red de fortificaciones a lo largo y ancho del territorio, formada por alcazabas, castillos roqueros, torres de alquería, y torres atalayas de vigilancia. Se construyeron nuevos baluartes, y se reforzaron castillos y alcazabas levantados por los almohades, siglos atrás.

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

El sector central del reino nazarí contaba con grandes fortificaciones en las poblaciones más importantes, destacando las de Huéscar, Orce, Galera, Castril, y Tíscar, entre otras.

El primer artífice del aumento de defensas en esta parte del altiplano granadino, fue el emir Ismail I, tras recuperar  para los musulmanes, en 1324, las plazas de Huéscar, Orce, Galera y Castril. Ismail I mandó levantar torres atalayas en zonas estratégicas del territorio. Estas atalayas formaban parte del sistema defensivo y fronterizo de Guadix, Huéscar y Baza. Vigilaban la ruta de acceso al interior del reino desde Lorca. Estaban constituidas, por lo general, por torres de desarrollo troncocónico, construidas de mampostería, y llegaban a los 12 metros de altura.

Desde sus terrazas se podía vigilar una extensa área, y se tenía comunicación visual con otras torres del entorno. Los guardias de las torres avisaban rápidamente, a las guarniciones de Huéscar, Orce o Baza, de las posibles incursiones enemigas. Estos avisos se hacían mediante señales de humo durante el día y con hogueras por la noche.

Las torres atalayas, eran además, una manera sencilla y económica de mantener la vigilancia en el territorio, ya que  solo se necesitaba un pequeño retén formado por dos o tres soldados en cada torre, para dominar un amplio espacio. 

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

Orce contaba con un potente castillo, el de las Siete Torres, con capacidad para albergar a doscientos hombres que lo defendían. Estaba flanqueado por torres atalayas, situadas en lugares estratégicos y elevados, que dominaban perfectamente las vías de penetración. Solo han llegado hasta nuestros días dos de estas atalayas: La Torre de la Umbría y la Torre del Salar, que vigilaba la entrada desde Caravaca.

La Torre Atalaya de la Umbría 

La torre de la Umbría está ubicada a pocos kilómetros de Orce, en la Sierra de la Umbría, y a unos 1.200 metros de altitud sobre el nivel del mar. Esta torre se encuentra en línea con las otras defensas de Galera, y ejercía el control del camino hacia el interior del reino. Controlaba visualmente, al oeste, la entrada desde María hacia Orce. Al sureste dominaba el Campillo, donde se levantó la torre de Ozmín. Y contactaba con la torre del Salar a unos 5 kilómetros hacia el norte.

La Atalaya de la Umbría, fue levantada en el siglo XIV. Es muy similar a otras que encontramos en la comarca. Es de planta circular, y desarrollo cilíndrico. Está construida de mampostería. Combina mampuestos de tamaño mediano con otros de gran tamaño, unidos por una argamasa de aspecto terroso.

Se conserva poco menos de 7 metros, aunque originariamente llegaría a los 11 o 12 metros de alto. Tiene un diámetro de unos 4 metros.

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

TORRE ATALAYA DE LA UMBRÍA

En algunos puntos se aprecian las líneas de los ripios, que servían como apoyo a los mampuestos. También se ven, aunque de manera discontinua, las líneas de verdugadas elaboradas con lajas planas de menor tamaño.

Originariamente la Torre Atalaya de la Umbría tuvo un enlucido de mortero de cal. Hoy en día, ha desaparecido casi por completo, quedan unos exiguos restos, en las  caras Este y Sur. El enfoscado formó, tal vez, una vitola sobre la piedra. En el lado Sur quedan restos de la viga de madera del encofrado. 

Los dos tercios inferiores formaban un cuerpo macizo, y en el tercio superior se encontraría una habitáculo, al que se accedería por una puerta-ventana de arco de medio punto, situada a unos 6 metros de altura. Para llegar hasta la puerta-ventana había que subir por una escalera, realizada de cuerdas o de madera, que se ponía y quitaba a voluntad.

En el tercio superior, en la cara Norte de la torre, hay un hueco, justo en el lugar donde se abría la puerta-ventana. Desde allí se accedía al interior del habitáculo, del cual todavía se conserva parte del paramento. 

El pequeño habitáculo estaba cubierto con bóveda de medio cañón, realizada de mampostería. Tendría otra ventana que daba hacia la zona de vigilancia y dispondría de una chimenea. La estancia contaría con una escalera para subir a la terraza, que dispondría de un peto perimetral. Desde la terraza se divisaba todo el territorio a su alrededor.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario