• Síguenos

CASTILLO DE CORTES DE BAZA conocido también como Castillo de Abrantes

CASTILLO DE CORTES DE BAZA - MURO NORTE

CASTILLO DE CORTES DE BAZA – MURO NORTE

En la pequeña localidad de Cortes de Baza, y frente a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Anunciación, se encuentran los maltrechos restos de un antiguo baluarte árabe: el Castillo de Cortes de Baza o Castillo de Abrantes.

La llegada de los almohades al altiplano granadino, a mediados del siglo XII, supuso la fortificación de la hoya de Baza. El centro de apoyo y plaza fuerte estaba en Baza, defendida por una espléndida alcazaba. Este núcleo poblacional se respaldaba con un anillo de fortalezas, que posteriormente fueron apoyadas mediante una amplia red de torres de atalaya, y en menor medida, de torres de alquería.

El avance de las tropas cristianas desde Jaén, en la primera mitad del siglo XIII, originó la huida de los musulmanes hacia el sur, y situó la línea fronteriza en la comarca de Baza. Entre 1.243 y 1244, las plazas de Orce, Cúllar, Cortes, Galera, y otras del altiplano, fueron ganadas por los cristianos, aunque la posesión duró poco.

Muhamad Ibn Yusuf Ibn Názar (Ibn al-Alhamar), fundador de la dinastía nazarí, que mantenía buenas relaciones con el monarca castellano Fernando III, consolidó el trono en Granada, y con él, la vuelta del altiplano a manos de los musulmanes. Alhamar puso especial interés en fortificar toda la línea fronteriza, construyendo el Castillo de Cortes, entre otros nuevos baluartes. 

VISTAS DESDE EL CASTILLO DE CORTES DE BAZA

VISTAS DESDE EL CASTILLO DE CORTES DE BAZA

La fortaleza de Cortes de Baza, encaja perfectamente con los llamados “castillos menores”, cuya misión principal era la de vigilar los caminos, salvaguardando de los enemigos, las vías de comunicación y penetración hacia el reino nazarita. La tipología de estos baluartes era diversa en forma y tamaño, asemejándose en sus elementos a algunas alcazabas. Contaban con lienzos de murallas, torres defensivas, torres de homenaje y aljibes. Si has seguido nuestros artículos, seguro que te vienen a la memoria algunos de estos “castillos menores”, como el de Benamaurel, Benzalema, Zújar, Freila o Bácor.

El Castillo de Cortes de Baza se levantó sobre una plataforma triangular, a la vera del río Castril, que por estos lares toma el nombre de río de Cortes. Junto a la fortaleza estaba la mezquita, transformada en el siglo XVI en iglesia. 

Desde este enclave se tienen unas espectaculares vistas de la vega, el cerro de Jabalcón, el castillo de Benzalema y la torre de la Cañada. 

Descripción del Castillo de Cortes de Baza

El Castillo de Cortes de Baza es de planta rectangular, contaba con torres en sus cuatro esquinas. La torre del homenaje, también de planta rectangular, se situó en el ángulo Noreste, y medía 6,65 metros de largo por 5,1 metros de ancho. Queda de la torre una altura de unos 2 metros, aunque es difícil de distinguir, pues su aspecto es más bien el de una escombrera.

CASTILLO DE CORTES DE BAZA - TORRE DEL HOMENAJE

CASTILLO DE CORTES DE BAZA – TORRE DEL HOMENAJE

Desde la torre del homenaje parte el lienzo de muralla Este, del que se conserva un metro de altura. El trazado se pierde en la parte central del paño, porque se construyó sobre el muro una nave, usada como almacén de trigo. Esta nave probablemente se levantó utilizando piedras del mismo castillo.

También se conservan restos de los lienzos Sur y Oeste, así como de la torre que se alzaba entre ellos. 

De la torre del ángulo Noroeste apenas ha llegado nada. Sin embargo el muro Norte es el más visible. Da hacia un pequeño barranco y tiene un grosor de casi un metro.

La puerta de acceso al recinto militar se encontraba en la intersección de la torre del homenaje y el muro Norte. Tiene unas dimensiones de 9 por 6 metros 

Devenir histórico del castillo de Cortes de Baza

CASTILLO DE CORTES DE BAZA

CASTILLO DE CORTES DE BAZA

Poco se conoce del devenir histórico de Cortes de Baza, antes de la llegada de los cristianos, salvo que en 1440, este lugar se encontraba despoblado a causa de la guerra.

En 1488 las tropas cristianas tomaron definitivamente la alquería de Cortes de Baza, y los Reyes Católicos dieron a los hermanos moriscos Mohamed y a Alí Abduladin, los pueblos de Castilléjar y Cortes. Estos vendieron, en 1489, Cortes de Baza a Enrique Enríquez, tío y mayordomo mayor de Fernando el Católico. Sin embargo, la familia Enriquez no contó con la jurisdicción de la villa. Esta fue entregada a Don Luís de Beaumont, Condestable de Navarra. En 1504 Enrique Enríquez consiguió la jurisdicción del lugar. 

La casa de Abrantes es el título nobiliario que sucedió a los Enríquez tras la descomposición de su Mayorazgo en el siglo XVII, y por ello en algunos documentos aparece la fortaleza de Cortes, como Castillo de Abrantes.

A mediados del siglo XIX el castillo de Cortes de Baza fue utilizado como escuela de primaria. 

En los años 70 del pasado siglo, el castillo corteño, estaba en total estado de ruina, y amenazaba con derrumbarse. Antes de que eso pasara, y que ocasionara daños a algún vecino, especialmente a los niños, que siempre estaban jugando por sus ruinas, el Ayuntamiento de Cortes de Baza, decidió demoler la fortaleza, en 1973. Desde entonces, los restos de la torre del homenaje se encuentran semienterrados en sus propios escombros, presentando un estado total de abandono. 

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *